Miércoles, 22.11.2017 - 00:23 h

Conciliador, optimista y moderado... así ha sido el discurso de Albert Rivera

  • Su estrategia ha sido apelar a una postura moderada, en la que resaltó términos como "diálogo", "suma" y "humildad".
  • "Ha sido el más convincente de todos, el más razonable. Ha representado la voz del raciocinio", dice un politólogo consultado por la informacion.com
Albert Rivera

No se ha sentido cómodo Albert Rivera durante un tramo de la trascendente jornada que se ha vivido hoy en el Congreso de los Diputados. Pero el presidente de Ciudadanos también salió airoso del clima de hostilidad que recibió principalmente de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias.

Apuntó notas y gesticuló permanentemente desde su bancada. Mostró sonrisas y hasta llegó a gesticular con perplejidad cuando tanto el líder del PP como el de Podemos le lanzaron dardos envenenados durante sus exposiciones. De uno y otro lado le atacaron por su apoyo hacia Pedro Sánchez.

El presidente en funciones le ha tildado de "vodevil a dos bandas". Con Iglesias, el líder de Ciudadanos ha tenido un duelo particular. Iglesias le ha calificado como "la naranja mecánica" y le ha acusado de ser una "marioneta de los poderosos".

Rivera, sin embargo, se mostró conciliador y optimista en su discurso. Para el sociólogo Armando de Miguel, "ha sido el más convincente de todos, el más razonable. Ha representado la voz del raciocinio". Luis Arroyo, politólogo consultado por lainformacion.com, considera que "se ha mostrado como un hombre moderado, de consenso, tranquilo, en comparación con la campaña electoral. Se le ha visto muy bien".

Finalmente, el periodista Graciano Palomo ha considerado que "Rivera se ha presentado como jefe del centro derecha en un ejercicio difícil de entender, porque mientras quiere sustituir al PP le está dando la confianza y el apoyo a Pedro Sánchez".

La estrategia a la que apeló en su discurso el líder de Ciudadanos fue el acercamiento entre las diferentes fuerzas políticas. "A mí me importa menos quién es el presidente de España, y me importa más España", ha recalcado. "Dejen de pelearse por las sillas y peleen por los españoles. Dejen de pelear por sus siglas, y empiecen a pensar en el conjunto de españoles", ha seguido.

También destacó: "A los que les dé pereza dialogar les vienen tiempos muy oscuros, muy difíciles. Nadie va a ganar. Todos vamos a tener que ceder. Aquí, como en la Transición, no habrá ni vencedores ni vencidos", ha asegurado Rivera. "Súmense", le ha pedido al PP. "Lo mejor que puede pasarle a España es que haya cambio, pero también diálogo. ¿Alguien de ustedes tiene mayoría absoluta? ¿Verdad que no? Pues a ver si somos un poco más humildes y dejamos de hablar desde la arrogancia y la superioridad".El eje de su estrategia

Esas fueron las líneas estratégicas de su discurso: "Diálogo", "suma", "humildad"... Sin embargo, fuera del foco principal, tuvo un fuerte cruce de gestos y palabras con Pablo Iglesias.

El líder de Podemos describió a su partido como "la naranja mecánica", acusádole de ser una "marioneta de los poderosos".

"¡Qué morro tienes!", le ha contestó Rivera, mientras se tocaba la cara con una mano, ejemplificando que consideraba que la actitud del líder de Podemos era la de un caradura.

Con Rajoy, sin embargo, no fue tan duro, aunquededicó parte de su discurso para dirigirse directamente al presidente en funciones. A él le reconoció algunos aciertos, como la reducción del déficit público. Pero puntualizó que no era el más indicado para liderar la lucha contra la corrupción. "Ustedes ante la corrupción dicen que son manzanas probado. No, son cestas de manzanas podridas", sentenció Rivera. "¿Alguien se cree que el señor Rajoy puede ser el azote contra la corrupción en España? No puede hacerlo porque no lo ha hecho ni en su casa".

Ahora en portada

Comentarios