Sanz señala a la Consejería de Hacienda como "la culpable de boicotear el diálogo" con el Gobierno sobre las 35 horas

El delegado del Gobierno en Andalucía ha señalado este miércoles a la Consejería de Hacienda que dirige María Jesús Montero como "la culpable de boicotear cualquier tipo de diálogo con el Ejecutivo central, que desde un primer momento ha tendido su mano para desbloquear" el conflicto de las 35 horas.

Sanz señala a la Consejería de Hacienda como "la culpable de boicotear el diálogo" con el Gobierno sobre las 35 horas

De esta manera responde el delegado del Gobierno a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que este miércoles ha manifestado que espera que el Gobierno central se siente a negociar sobre el asunto de la jornada laboral de 35 horas semanales para los empleados públicos.

En este sentido, Sanz ha recordado, en un comunicado remitido a Europa Press, que el recurso ante el Tribunal Constitucional en el conflicto de las 35 horas "no hubiera sido necesario si el Gobierno andaluz se hubiera avenido a negociar" antes de aprobar "de forma unilateral y excediendo el ámbito de sus competencias, una medida que vulnera la igualdad de los funcionarios y empleados públicos en el territorio del Estado".

Así, el delegado del Gobierno en Andalucía ha dicho que, pese a el "error" que cometió la Junta, la consejera de Hacienda sigue "obstruyendo cualquier vía de diálogo entre administraciones que permita diseñar una estrategia consensuada y de futuro que beneficie a los funcionarios y al conjunto de los ciudadanos".

Por ello, el delegado le ha pedido a Montero un "cambio de actitud" y que, "lejos de estar centrada en boicotear las negociaciones, trabaje desde la Consejería de Hacienda en el diálogo y en el consenso, que es precisamente lo que los ciudadanos esperan de sus representantes públicos".

Sanz ha afirmado que por parte del Gobierno "existe voluntad de diálogo" sobre la implantación de las 35 horas semanales en el sector público, pero ha lamentado que la Junta de Andalucía "quisiera imponer una decisión sin ese diálogo previo, lo que llevó al recurso de inconstitucionalidad", presentado por el Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional (TC) contra la decisión de la Junta de aplicar la jornada de 35 horas semanales.

Así, ha reiterado la voluntad de diálogo y ha asegurado que el Ejecutivo "ha tendido la mano a la Junta de Andalucía en todo momento" y se ha declarado convencido que "se podría haber alcanzado un acuerdo previo" de no haber sido "por la voluntad de utilizar esta medida con fines electoralistas" y "evitando el acuerdo".

"Tengo confianza en el futuro para llegar a un acuerdo, pues tenemos voluntad de diálogo y de acuerdo en la materia", ha aseverado el delegado, al tiempo que ha mostrado confiado en que puedan alcanzar acuerdos en el próximo ejercicio con sectores de las administraciones y "evitar así un conflicto que redunde en negativo en el ciudadano".

Ahora en portada

Comentarios