Martes, 19.03.2019 - 21:04 h

En el siglo XXI es el rey de Bélgica quien tiene en sus manos la democracia de su país

El rey Alberto II de Bélgica se reúne esta mañana con los seis partidos que forman parte de las negociaciones para formar gobierno, después de que el encargado de liderar estos contactos presentara ayer su dimisión.

Di Rupo presenta su dimisión, pero el rey de Bélgica todavía no la acepta

Alberto II mantiene "en suspenso" la decisión sobre si acepta la decisión del socialista Elio Di Rupo, quien presentó ayer su dimisión y había informado previamente al monarca del "bloqueo de las negociaciones presupuestarias, sociales y económicas que debían conducir a la formación de un nuevo Gobierno", según indicó ayer el Palacio de Laeken en un comunicado.

El rey reúne esta mañana a los representantes de los seis partidos que integrarán la futura coalición gubernamental en su Castillo Ciergnon, en la provincia de Namur (en el sur del país), donde se recupera de la operación de nariz a la que se sometió el pasado jueves, informa la Agencia Belga.

Acuden a la cita la viceprimer ministra socialista Laurette Onkelinx (PS), Bruno Tobback, de los socialistas flamencos (SP.A), Charles Michel, de los liberales francófonos (MR), Alexander De Croo, del partido liberal flamenco (Open VLD), Benoît Lutgen, de los democristianos francófonos (CDH) y Wouter Beke, de los democristianos flamencos (CD&V).

Se espera que las consultas se prolonguen hasta el miércoles para lograr un acuerdo que permita cerrar el presupuesto para 2012.

Ésta vez es un problema de presupuesto

La cuestión presupuestaria ha hecho naufragar unas negociaciones que, sin embargo, habían logrado superar el difícil escollo que divide a flamencos y francófonos desde hace décadas, la organización del distrito electoral y judicial de Bruselas-Halle-Vilvoorde, BHV, así como la reforma del Estado federal.

Alberto II recordó ayer a los partidos "la gravedad de la situación" y destacó "que la defensa de los intereses generales de todas las fechas de Bélgica y de Europa requieren una resolución muy rápida de la crisis política".

El próximo presupuesto deberá asumir una gran reducción del déficit público para situarlo en un 2,8 %, tal y como pide la Unión Europea.

El déficit de Bélgica se ha reducido del 5,8 % del PIB que registró en 2009 al 4,1 % en 2010, un resultado mucho mejor que el objetivo del 4,8 % fijado inicialmente.Vieja crisis de gobierno

Fue ya el pasado mayo cuando Alberto II encargó a Elio di Rupo establecer contactos para poder formar un gobierno de coalición que combinara los intereses de flamencos y francófonos.

Tras más de 400 días sin gobierno, a mediados de septiembre por fin consiguieron llegar a un acuerdo, pero la dirección del país no ha superado la crisis de gobierno.

En su última revisión, el Gobierno belga en funciones rebajó el objetivo para 2011 del 4,1 % al 3,6 %.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios