Domingo, 15.09.2019 - 15:08 h

Vadim, un bielorruso que recorrió Europa tocando en la calle y acabó en Lugo

Lugo.- El músico Vadim Yukhnevich marchó en su juventud de Minsk, la capital de su Bielorrusia natal, en busca de oportunidades y, tras recorrer Europa tocando en calles de diversas ciudades, acabó en la otra punta, en Lugo, donde se dedica a componer, arreglar temas, editar discos y a enseñar a jóvenes.

Vadim, un bielorruso que recorrió Europa tocando en la calle y acabó en Lugo

Lugo.- El músico Vadim Yukhnevich marchó en su juventud de Minsk, la capital de su Bielorrusia natal, en busca de oportunidades y, tras recorrer Europa tocando en calles de diversas ciudades, acabó en la otra punta, en Lugo, donde se dedica a componer, arreglar temas, editar discos y a enseñar a jóvenes.

Pregunta - ¿Cómo un músico bielorruso acabó en el otro extremo de Europa?

Respuesta - En Galicia vivo desde hace nueve años. Estuve con un colega tocando en varios puntos de Alemania, después en diversas ciudades de Francia y luego de España. En realidad, como tocábamos en la calle, en París varios mimos y otros artistas callejeros nos indicaron que, con la llegada del frío, había que irse a Barcelona, ya que aseguraban que tenía un clima privilegiado. No hablábamos español pero pronto lo aprendimos.

P- ¿Hay alguna de similitud entre Minsk y Lugo?

R- El clima húmedo y lluvioso es parecido, y si bien Minsk es una ciudad más bien grande, es bastante tranquila, aunque por supuesto Lugo lo es mucho más.

P- ¿Por qué eligió España para residir?

R- Creo que por el carácter abierto, la similitud, porque la gente se emociona, por sus bromas. Socialmente me encuentro mucho más cómodo que en otros países.

P- Cuando dice que es bielorruso, sus interlocutores ¿saben donde está ese país?

R- La verdad es que no tienen una idea clara. Muchos piensan que es de Rusia. Por supuesto que durante siglos formó parte de Rusia, Polonia o hasta hace pocos años integraba la Unión Soviética, de la que era una de sus repúblicas. Bielorruso significa ruso blanco, pero es obvio que apenas hay diferencias físicas con rusos o ucranianos, pero no me ofendo cuando creen que soy ruso.

P- ¿Qué ha cambiado de su música al pasar de la calle al aula?

R- Hay silencio al estudiar o tocar un instrumento en el aula o en los conciertos, al contrario que en la calle, donde el ruido es precisamente uno de los principales inconvenientes. Además, los instrumentos en el aula padecen mucho menos que en la calle. También aprendí a perder el pánico escénico. No se trata sólo de vergüenza sino de que uno sienta que está actuando con naturalidad sin nerviosismo tratando de hacerlo lo mejor posible.

P- ¿Su música tiene 'morriña' bielorrusa?

R- La 'morriña' existe en muchas partes, tanto en Portugal o Cabo Verde, como en mi país, donde los temas evocan vivencias, historias, emociones. También hay mucha música alegre y festiva, aunque en ocasiones en las fiestas la música puede adoptar un tonalidad filosófica, nostálgica y un poco tristona, pero no demasiado.

P- ¿Ha cambiado mucho Bielorrusia en estos últimos años?

R- Desde que marché no ha habido muchos cambios, pero en los últimos viajes he notado que hay cierto respiro que evita que sea tan depresiva. Hay algunos indicios de mejoría o por lo menos de estabilidad.

P- ¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de Galicia?

R- Lo que más me gusta creo que es la naturaleza, la amplitud entre la montaña y el mar con impresionantes ríos, bosques y campos. Creo que es lo que más me apasiona. Lo que menos, tal vez sea el clima con mucha humedad y en determinadas temporadas con oscuridad, algo que ya me pasaba en mi país, lo que me pone triste.

P- ¿No piensa que hubiera sido mejor quedarse en Barcelona o irse a Andalucía?

R- Barcelona me impresionó como ciudad, su arquitectura, su historia, su clima, pero me provocó mucha ansiedad. En Sevilla viví casi un año, y es una ciudad que echo bastante de menos. Aunque no sé si soportaría ahora tanto calor. Además, la comida del norte de España me gusta más. El pescado es muy rico y muy fresco.

Ahora en Portada 

Comentarios