CATALUÑA. RAJOY DICE QUE LA DESOBEDIENCIA ES “LA LÍNEA ROJA“ QUE NINGÚN PAÍS “PUEDE TOLERAR”

- Hace "responsables" a los independentistas y les insta a "parar" para no caer en el "ridículo". El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, justificó este sábado las acciones contra el referéndum independentista en Cataluña, porque cuando no se cumple la ley tiene "que actuar el Estado, que para eso está”, pues “el delito, la desobediencia o el abuso” son “la linea roja que ni España ni ningun país del mundo puede tolerar”.
En la clausura en Palma de Mallorca de la reunión de presidentes provinciales del PP, Rajoy afirmó que "todos estamos sometidos a la ley”, porque “si no, caeríamos en la arbitrariedad, la injusticia, la disputa y el triunfo del más fuerte”.
Indicó que España es una democracia admirable, que “vive su diversidad en paz” y en la que “se puede pensar lo que se quiera, se puede ser independentista e, incluso, antisistema”, porque “todo eso lo ampara la democracia”. Apuntó que la democracia ampara también “muchas tonterías, como que en España hay presos políticos”, como dijo el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Para el presidente, esta afirmación es “una enorme falsedad, pero lo puede decir porque hay libertad de expresión”.
En cambio, continuó el jefe del Ejecutivo, “no te pueden obligar a desobedecer la ley, y ésa es la clave”. “Lo único que no ampara la democracia es el delito , la desobediencia o el abuso”, afirmó, pues “ésa es la linea roja que ni España ni ningun país del mundo puede tolerar”.
POLÍTICA Y LEY
Además, Rajoy abundó en su tesis de que, aunque muchos le insten a hacer política en Cataluña en lugar de aplicar la ley, “la política y la ley no son incompatibles, sino que la política hay que hacerla dentro de la ley”, puesto que ésta última es también “expresión de la voluntad popular” y no imposición de un poder ajeno a ella.
El presidente recalcó que los independentistas “sabían desde hace mucho tiempo que no va a haber referéndum”, algo que considera confirmado con la dimisión este viernes de la Sindicatura Electoral del 1-O, porque “no puede haber referéndum sin junta electoral”.
Por eso, lamentó que los nacionalistas se mantengan "en sus trece”, por lo que les hizo “responsables” de lo que está sucediendo. Al mismo tiempo, les pidió “poner fin a esta situación, terminar con las manifestaciones ante los juzgados para amedrentar a los jueces”, con las “coacciones a los medios” y “la manipulación de los niños”. Según Rajoy, “mantener esto sólo provoca el ridículo y una tensión innecesaria en la sociedad”, con una “deriva radical” que “hace daño a los catalanes y el resto de los españoles”.
“Vamos a superar este desafío con toda nuestra democracia, con serenidad”, prometió el presidente, antes de afirmar lo siguiente: “En manos de quienes han puesto en marcha esta dinámica está la vuelta a la normalidad, la tranquilidad, la ley y la política de verdad, no la que va contra la ley”.

Ahora en portada

Comentarios