IRENE MONTERO ACUSA A ERREJONISTAS DE "DAÑAR" A PODEMOS Y PIDE FRENAR ESA CONFRONTACIÓN

La jefa de gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero, acusó este martes a personas del entorno de Íñigo Errejón y de Tania Sánchez de "dañar" a Podemos voluntaria o involuntariamente, al tiempo que pidió frenar esa confrontación que ni la militancia ni los votantes perdonarían.
En rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, Irene Montero aseguró que la diferencia en política "es un valor", pero lo que la militancia "castiga" es que esa diferencia se exprese "en medios de comunicación con intención clara de herir o de atacar a un compañero" y sin hacerlo donde corresponde, que es en los órganos de la formación.
Reconoció, en ese sentido, que no le "pareció bien" que el todavía portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, "se saltara una reunión" con sus compañeros para contar en los medios de comunicación algo que se estaba debatiendo en ese momento, en referencia a su relevo en como portavoz.
Montero subrayó que en democracia hay que aceptar y respetar las decisiones que toma la mayoría, en este caso los inscritos en Podemos y los órganos de la formación, "cuando nos gustan y cuando no nos gustan".
LOS QUE SE "REPARTEN EL PASTEL"
Se mostró convencida de que existe una estartegia de "hostigamiento" a Iglesias por parte de poderes económicos y políticos "que mandan mucho sin presentarse a las elecciones" y que están haciendo "todo lo posible" para que Podemos no gobierne. Recordó, en ese sentido, que el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez denunció que le habían "prohibido" pactar con esa formación para ser presidente del Gobierno, precisamente porque saben que es la oposición a una alianza "restaudora" encarnada por el PP con la connivencia del PSOE y de Ciudadanos.
Montero alertó, además, de que la pluralidad en Podemos debe ser "la pluralidad de la gente" y que en los partidos tradicionales no hay nada "más uniforme" que las familias o las corrientes cuyos responsables se "reparten el pastel".
En su opinión, resulta necesario "cerrar" la situación actual, no cerrando "en falso" el debate, sino debatiendo desde la fraternidad y no desde una "confrontación dañina" para Podemos.
Aunque no cree que haya riesgo de escisión, subrayó que en las formaciones tradicionales la confrontación suele provocar "desilusión de mucha gente" y eso es algo que Podemos no se puede permitir, como tampoco puede correr el riesgo de ser "la suma de baronías o corrientes" cuyos responsables deciden en vez de la gente.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios