EL PP CENTRARÁ SUS POLÍTICAS SOCIALES EN REVERTIR EL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

- Es su gran reto global para la Ponencia Social que debatirá en el Congreso Nacional de febrero. El PP ha fijado el envejecimiento de la población como gran reto social a medio y largo plazo, que requiere medidas concretas y globales desde todos los ámbitos, desde la natalidad hasta la protección de las pensiones pasando por el fomento del empleo y la conciliación, y sobre ello pivotará la ponencia en materia social que debatirá y aprobará en su próximo Congreso, a celebrar en febrero.
El encargado de esa ponencia, el vicescretario general Javier Maroto, presentó este martes en rueda de prensa sus líneas básicas, aunque será el debate de las enmiendas el que fije su contenido definitivo y la concreción de muchas de esas propuestas.
En esa ponencia el PP quiere definir "una nueva manera de entender la política en materia social" que se basa en mantener "siempre" un contacto permanente con todos los agentes y colectivos sociales "sin excepción" para hacer política no "para ellos" sino "con ellos".
La ponencia pretende ser el "rearme ideológico" del PP para asentar los principios en los que se basarán todas sus iniciativas, sobre la premisa de que es el único partido en España que aglutina posiciones que van "desde el centro-centro hasta las más conservadoras".
Los diez grandes principios expuestos por Maroto y que diferencian al PP de todos los demás partidos en materia social son: que solo hay política social eficaz con una "buena" política económica; que hay que generar oportunidades para la autonomía y no dependencias de voluntades políticas, lo cual se traduce en que los ciudadanos prefieren un empleo a una renta mínima o a una subvención; preservar el papel esencial de la familia asumiendo "otras realidades" como las monoparentales, las numerosas o las reconstituidas a partir de relaciones anteriores; la solidaridad entre individuos, entre generaciones y entre territorios; la responsabilidad para preservar el estado del bienestar pero desde el rigor en la gestión de los recursos públicos; corresponsabilidad social para trabajar conjuntamente en beneficio de todos; igualdad real en derechos y obligaciones al margen de cualquier característica individual; valoración del esfuerzo de cada cual; libertad de elección para que el estado social no sustituya al individuo ni a la familia; y la igualdad de oportunidades.
INMIGRACIÓN
La ponencia parte de la identificación del que el PP considera el mayor reto global al que se enfrenta España, el envejecimiento de la población, con una estimación del Institucio Nacional de Estadística (INE) que cifra en un 40% los mayores de 65 años que vivirán en el país en 2050.
Mientras, India o China tendrán 1.400 millones de habitantes cada una, Níger será el tercer país más poblado del mundo con una tasa de natalidad de siete hijos por mujer, los países musulmanes más poblados serán Paquistán e Indonesia con 300 millones cada uno y la población de África se habrá duplicado hasta los 2.500 millones de habitantes.
El PP considera que ese reto requiere altura de miras y políticas combinadas, en primer lugar generando empleo de calidad, fomentando el retorno de los emigrantes que deseen regresar, preservando las pensiones y complementándolas con otras políticas para los mayores, y también definiendo políticas migratorias y de natalidad.
Maroto cree que España y Europa tienen que estar abiertas a incorporar a personas procedentes de otros países siempre que eso sea "compatible con resolver" las tasas de paro entre la población española. En ese sentido, el PP aboga por una inmigración "legal, ordenada, con clara vocación de incorporarse al mercado laboral y que sea respetuosa con los valores y libertades europeos de la sociedad que acoge".
Apuestan por políticas de mayores que permitan aprovechar el talento de esas personas cuando ya no están activas y cree que hay "muchas figuras por desarrollar" en ese sentido. Maroto dejó claro, además, que el PP se compromete con el sostenimiento de las pensiones públicas haciendo del Pacto de Toledo la "herramienta fundamental" para ello.
Junto a todo ello, el PP propone un plan de natalidad para apoyar a todas las mujeres que quieran tener hijos y asumiendo que, salvo en las familias monoparentales, esos hijos son "de los dos miembros de la pareja". En cuanto al aborto, el punto de partida de la ponencia es la textualidad de su programa electoral, sin novedades en ese sentido. En ese plan, el PP alerta de la necesidad de fortalecer las políticas de concialición y también de definir medidas fiscales y de otro tipo.
DEPENDENCIA: AUTONOMÍA Y DIGNIDAD
Recoge, además, otros retos como la violencia de género, en la que piden no solo responder cuando se produce sino prevenir y "erradicar" los valores que llevan a esos actos de violencia. También la lucha contra la pobreza de manera integral mirando no solo a España sino al conjunto del planeta; la igualdad en todos los ámbitos, especialmente entre mujeres y hombres y recogiendo la lucha contra la trata de seres humanos; la sanidad basada no solo en la curación sino en la prevención e incluyendo debates como los cuidados paliativos o el testamento vital.
En ese ámbito incluye las políticas de discapacidad, con dos principios generales del propio sector: autonomía y dignidad, y la demanda de esas personas de hacer políticas "con ellas, no para ellas". El PP reconoce además el papel del tercer sector y del voluntariado en la definición y la ejecución de las políticas sociales, y aboga por una especie de "tarjeta social" con cruce de datos entre administraciones y organizaciones para poder prevenir situaciones de necesidad y hacerles frente sin riesgo de "duplicidades" y evitando "picarescas".
El acoso escolar es otro de los apartados de esa ponencia, en la que el PP alerta de la necesidad de reforzar la formación no solo de profesores y tutores sino también de los propios afectados y de sus familias, y piden que la respuesta no sea solo el castigo a los responsables sino la recuperación de la dignidad de la víctima y la educación del agresor.
Todas las políticas expuestas por Maroto parten de consensos amplios que ya existen entre los militantes y los votantes del PP, y por ello no se incluyen asuntos como la maternidad subrogada o la custodia compartida, aunque surgirá el debate en las enmiendas y la última palabra saldrá del debate. En ese sentido, dejó claro que en el PP "no negamos ningún debate" y todos esos asuntos son "bienvenidos".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios