Miércoles, 13.12.2017 - 11:47 h

Varios partidos instan a Merkel a endurecer las medidas de seguridad tras el atentado del mercadillo

El supuesto responsable, el tunecino Anis Amri, había esquivado la deportación tras el rechazo de su solicitud de asilo. Tras varios días huido, fue abatido a tiros por la Policía en la ciudad italiana de Milán.

La Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera, socios de la canciller Angela Merkel, ha reclamado más poderes para la Policía y los servicios de Inteligencia. "Necesitamos nuevas medidas para detener a personas peligrosas", ha escrito la formación regional en un documento titulado 'Seguridad por nuestra libertad'.

Según este texto, las agencias deberían ser capaces de vigilar a individuos a partir de 14 años para evitar casos de radicalización y tener más capacidad para deportar a inmigrantes.

Un dirigente del Partido Social Demócrata (SPD), Ralf Stegner, también ha lanzado un llamamiento en este sentido y ha instado al Gobierno a "garantizar que las personas peligrosas no tienen la oportunidad de desaparecer". "Cualquiera que ponga en riesgo la seguridad general no debe estar huido", ha advertido en declaraciones a 'Die Welt'.

Una encuesta reciente de YouGov ha revelado que seis de cada diez alemanes están a favor de la instalación de más cámaras de vigilancia en lugares públicos, algo a lo que se oponen, por ejemplo, importantes voces de Los Verdes.

La inmigración y la inseguridad son dos de los temas que más han marcado la política alemana del último año y previsiblemente serán clave de cara a las elecciones de 2017, en las que la canciller aspirará a su cuarto mandato. A pesar de la presión sobre Merkel, un 56 por ciento de los ciudadanos siguen pensando que es capaz de resolver los principales problemas políticos, según un sondeo de Emnid que sitúa a la dirigente por encima de otros líderes políticos.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios