La AfD rechaza que la posible formación de un nuevo partido por parte de Petry les vaya a afectar

El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que el pasado domingo se alzó como tercera fuerza en las elecciones generales, ha puesto en duda que la posible formación de un nuevo partido político por parte de su antigua copresidenta, Frauke Petry, pueda afectarles de forma negativa.

"Un nuevo partido no me preocupa, está condenado al fracaso", ha asegurado Alice Weidel, quien junto al otro cabeza de cartel a los comicios legislativos del domingo, Alexander Gauland, presidirá el grupo parlamentario de AfD en el Bundestag.

Petry anunció este lunes que no estará en el Parlamento alemán, tras las elecciones legislativas celebradas este domingo, y ha adelantado que ejercerá como diputada en solitario.

"He decidido que no voy a formar parte del grupo de Alternativa para Alemania en el Parlamento alemán", aseguró la líder ultraderechista segundos antes de levantarse de la mesa para abandonar con celeridad la rueda de prensa de su partido, ante la sorpresa de sus compañeros de formación.

La antigua copresidenta del partido de extrema derecha no aclaró en ningún momento sus planes de futuro. Sin embargo, el anuncio por parte de su marido y compañero de formación, Markus Pretzell, de que también abandona la AfD ha desatado los rumores entre la prensa alemana sobre la posibilidad de que vayan a formar un nuevo partido.

Por otro lado, este miércoles varios medios alemanes han informado que Petry registró el pasado mes de julio el dominio "Die Blauen" (Los Azules) en Internet, por lo que muchos especulan que el anuncio de la nueva formación de la antigua copresidenta de AfD no se hará esperar.

No obstante, Petry ha desmentido que el registro de dicho dominio implique que va a formar una nueva organización política. Según la líder utraderechista, "Los Azules" simplemente personifica "una idea".

"Todavía es muy pronto para dar más detalles. En este momento no quiero decir nada más", ha manifestado la política, que en los dos últimos años ha sido el rostro de Alternativa para Alemania y que ahora, desvinculada de las siglas de AfD, tiene intención de seguir activa a nivel político.

AfD consiguió el domingo un 12,6 por ciento de los votos y se convirtió en la tercera fuerza política de Alemania, por detrás de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel y de los socialdemócratas (SPD). Los ultraderechistas tendrán unos 90 escaños en el Parlamento germano.

La salida de Petry, la cara más visible de la formación de tintes xenófobos durante los últimos dos años, refuerza las especulaciones sobre la división de la AfD, donde se estima que existen dos facciones enfrentadas, una liderada por ella y otra por los cabezas de cartel a las elecciones, el ultraconservador Alexander Gauland y la doctora en Economía de perfil liberal Alice Weidel.

Ahora en portada

Comentarios