Cómo sería Estados Unidos si Donald Trump fuera el próximo presidente

  • El precandidato republicano triunfó ayer en el supermartes y se consolida como el favorito del partido.

  • De su política sabemos poco porque su campaña gira en torno a su persona pero gobernaría a golpe de efecto y con formas muy impactantes.

Donald Trump/ AFP

Supermartes o martes negro. Según quién analice los resultados de las elecciones de primarias del partido republicano de EEUU, la sensación es una u otra. El multimillonario estadounidense Donald Trump afianzó su liderazgo en la carrera hacia la candidatura presidencial y de este modo abofeteó un nuevo golpe al establishment del Partido Republicano. El multimillonario ganó en siete estados: Alabama, Arkansas, Georgia, Massachussetts, Tennessee, Vermont y Virginia, y se convierte en el principal candidato del partido republicano.

Hasta ahora, el magnate ya tiene asegurados 285 delegados, mientras que los dos aspirantes que lo siguen de cerca,Ted CruzyMarco Rubio, tienen 132 y 33 respectivamente. Es decir Trump duplica y hasta cuatriplica a su competencia.

¿Qué pasaría si Trump llega a la Casa Blanca? Los primeros cien días de un presidente suelen definir su política. Durante esos tres meses el nuevo gobierno suele implicarse en el cambio, sobre todo si tenemos en cuenta que, en el hipotético caso de que llegara Trump a la Casa Blanca, lo haría tras dos mandatos de un demócrata.

Una de las claves de la política de EEUU es su fortaleza institucional. Trump no podrá ser un dictador porque tanto el Senado como el Congreso podrán frenarle, tal y como hemos visto en los últimos años con Barack Obama.Tensión con los países musulmanes

Pese a que los intercambiados de halagos entre Donald Trump y Vladimir Putin hacen temer un acercamiento entre EEUU y Rusia, en caso de que ganase, el directordelInstituto Franklin,Julio Carreño, asegura en declaraciones a www.lainformacion.com que "una vez que uno se siente en el despacho oval no puede improvisar ya que, históricamente, la política exterior es continuista." Por lo tanto, tampoco habría de esperar un cambio radical en las relaciones entre Washington y Moscú.

Trump ha descalificado a los musulmanes a quienes dice que prohibiría la entrada en el pías. De llevar a cabo esa propuesta, tal y como recuerda Javier Rupérez,embajadorde España enEEUU a www.lainformacion.com "crearía una tensión no solo con los países adversarios sino también amigos aliados musulmanes de EEUU". Por otro lado, para terminar con Estado Islámico, Trump ha dicho que estaría dispuesto a bombardear el Siria y recuperar prácticas de tortura como waterboarding.

Además una de sus primeras medidas sería levantar una barrera física entre México y EEUU que tendría que pagar el gobierno mexicano, circunstancia poco probable. El magnate ha propuesto construir un muro de 3.200 kilómetros entre Estados Unidos y México para terminar con los inmigrantes ilegales.Otra de sus ideas es echar a los casi 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.Repatriar las empresas e impuestos a la importación de productos chinos

Respecto a su programa económico, Rupérez destaca que "establecería una serie de impuestos a la importación de productos chinos que sería una ruina para la economía china y norteamericana. Intentaría, al mismo tiempo, repatriar la producción de empresas y manufacturas americanas que se ha instalado en China y otras partes del mundo que también sería de muy difícil de realizar."

Por otro lado propone preservar las pensiones de jubilación y la sanidad pública para los mayores de 65 años.

Daniel Ureña, presidente de TheHispanic Council, apunta a www.lainformacion.com que "de su política sabemos poco porque su campaña gira en torno a su persona. Gobernaría con muchos golpes de efectos y con formas muy impactante."

Muchos millones de americanos están viendo el alcance de las consecuencias de que sea presidente. No solo porque es inesperado ya que hace seis meses nadie pensaba que sería el candidato. Además, asociamos la idea de dignidad al despacho oval. Así, a lo largo de la historia de EEUU, ese asiento lo ha ocupado una persona civilizada pero por primera vez esa expectativa se ha roto. ¿Qué ha pasado para que Trump esté ganando el apoyo de los estadounidense?

El magnate cuenta con el seguimiento incondicional de los medios de comunicación. Su voto viene de la población blanca obrera afectada por la crisis de los últimos años que había sido un sector democrata pero que se siente atraído no por los republicanos si no por alguien que les levanta angustia. Entre sus votantes no están ni las mujeres ni los afroamericanos sino los white angry menque con este voto intenta mostrar su descontento contra el establishment y las élites. Por otro lado, la vulnerabilidad de los candidatos delestablishment ha aupado a una figura antisistema como Donald Trump que no se habría hecho tan fuerte si elestablishmentno se hubiera hecho tan débil.

Ahora en Portada 

Comentarios