Los partidos norirlandeses inician "cruciales" conversaciones de paz

El Gobierno norirlandés calificó de "cruciales" las conversaciones que iniciaron hoy los principales partidos de la provincia con el exdiplomático estadounidense Richard Haas para abordar cuestiones que afectan al proceso de paz y rebajar la tensión sectaria.

Dublín, 17 sep.- El Gobierno norirlandés calificó de "cruciales" las conversaciones que iniciaron hoy los principales partidos de la provincia con el exdiplomático estadounidense Richard Haas para abordar cuestiones que afectan al proceso de paz y rebajar la tensión sectaria.

En una intervención ante la Asamblea autónoma, el viceministro principal y "número dos" del Sinn Fein, el nacionalista Martin McGuinness, reiteró hoy la gran "importancia" que tiene para el proceso democrático la resolución de asuntos que dividen profundamente a la sociedad de Irlanda del Norte.

Haas indicó que prevé concluir esta nueva ronda de negociaciones el próximo diciembre, cuando se espera que haya sobre la mesa propuestas concretas respecto a temas como el de las banderas, los desfiles y la herencia del pasado conflicto entre católicos y protestantes en la provincia británica.

McGuinness lamentó que la clase política "haya fracasado" a la hora de lograr un acuerdo respecto a esas cuestiones, lo que, según él, "ha ido en detrimento nuestro en los últimos tiempos".

"Los asuntos relacionados con la segregación en la educación y la vivienda también han sido mencionados por Haas y estamos decididos a abordarlos a nivel estratégico", añadió el dirigente del Sinn Fein, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés, IRA.

A principios de este año, la violencia callejera azotó durante varias semanas Belfast y otras zonas de la región después de que el ayuntamiento de la capital decidiera ondear la bandera británica en el consistorio solo en días señalados y no a diario como hasta entonces.

Los enfrentamientos entre jóvenes protestantes y católicos y las fuerzas del orden causaron cuantiosos destrozos y provocaron heridas a más de un centenar de agentes.

Aunque la calma regresó después de algunas semanas a las calles de Belfast, las tensiones subyacentes resurgieron durante el verano, coincidiendo con el comienzo de la temporada de marchas de la Orden de Orange protestante, lo que volvió a causar decenas de heridos entre las fuerzas del orden.

Según Haas, esos enfrentamientos son un "indicio o un aviso de que no se pueden dar por sentado los logros alcanzados" en la provincia desde la firma en 1998 del acuerdo de paz del Viernes Santo.

"Hay obviamente asuntos pendientes y tensiones no resueltas, de lo contrario no hubiese habido violencia este verano y no existirían estas persistentes diferencias políticas, y creo que los partidos lo reconocen", dijo el exdiplomático.

También la Asamblea autónoma se ha visto afectada por el desacuerdo de los políticos respecto a la herencia del pasado, lo que está entorpeciendo la toma de decisiones conjuntas en materia económica o social.

Durante este y el siguiente meses, Haas, quien fue enviado especial de Washington para Irlanda del Norte entre 2001 y 2003, mantendrá consultas con políticos, agentes sociales y representantes comunitarios y religiosos.

Ya en noviembre, comenzará a explorar con los cinco partidos que forman el Ejecutivo norirlandés de poder compartido la manera de resolver los asuntos más delicados, con vistas a llegar a un acuerdo "amplio y profundo", según dijo, en diciembre.

Haas cuenta con el apoyo de McGuinness y del ministro principal norirlandés y líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), el protestante Peter Robinson, con quienes se reunió la pasada semana en Nueva York.

A la ronda de conversaciones también asistirán el Partido Unionista del Ulster (UUP), el Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP, nacionalista moderado) y el Partido Alianza, formado por miembros de las comunidades católica y protestante.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING