El FT acusa a Maduro de llenar Venezuela de matones a sueldo

  • "A veces la gente del Gobierno nos manda gente a la que hay que matar", confiesan al medio británico los sicarios.
  • "No me gusta ver a mi país así, pero así están las cosas.Nos hemos convertido en una patria de malandros", confiesan apuntado a los rifles.
El gobierno venezolano señala objetivos para matar a las bandas criminales, según FT

Demoledor artículo de Financial Times que asocia las bandas criminales de Venezuela con el gobierno de Nicolás de Maduro. "A veces la gente del Gobierno nos manda gente a la que hay que matar. Trabajamos en conjunto. Es jodido", dice Carlos, quien se protege bajo un nombre falso.

Habla mientras apunta con el dedo a rifles de alto calibrede la Guardia Nacional Bolivariana. "No me gusta ver a mi país así, pero así están las cosas. Nos hemos convertido en una patria de malandros", explica.

Hace tres décadas, Venezuela tenía los estándares de vida más altos de América Latina. Hoy, tras 17 años de revolución, la mayoría de los ciudadanos no pueden encontrar papel higiénico, pese a vivir en el país con mayores reservas de petróleo, solo por detrás de Arabia Saudí. La corrupción y la violencia están a la orden del día y fuera de control: 25.000 muertes al año hacen que Venezuela sea uno de los países más peligrosos y mortales del mundo entero."Yo creía en Chávez, no en Maduro"

Este fin de semana los Venezolanos elegirán a 167 miembros de la Asamblea Nacional y, por primera vez en años, las elecciones probablemente terminen con la mayoría que goza el Gobierno de Maduro. Promete ser un momento decisivo ya que hasta entre los fervientes defensores del chavismo cae su aprobación. "Yo creía en Chávez. No creo en Maduro", dice Carlos. "Maduro no es Chávez", agrega. Esa frase, repetida hasta el cansancio, se repite como un mantra en todo el país."Esta revolución era para nosotros, pero nos mata"

Gran parte de la legitimidad del gobierno se ha evaporado, especialmente para la gente como Maite Hernández. Ella, un ama de casa empobrecida, y su familia fueron desalojados de un departamento en Caracas que les había entregado el gobierno de Chávez. Fueron unos matones como los de la pandilla de Carlos. "Tenían órdenes de devolverlo", contó. Luego dispararon a su hijo de 23 años y lo dejaron morir, relata a FT.

Jacqueline Jiménez vive en Petare, uno de los barrios más grandes de Venezuela. Con 30 años, la madre de tres hijos, solía votar al chavismo, pero eso se acabó. Su esposo, un obrero, fue asesinado hace dos semanas mientras iba al trabajo. Lo mataron porque no llevaba dinero. "Esta revolución supuestamente se iba a encargar de nosotros. En cambio nos está matando, empobreciéndonos", lamenta. "Yo voy a votar por la oposición porque este gobierno no sirve para nada y es peligroso", concluye.

Ahora en portada

Comentarios