El pp rechaza las medidas de 'gobierno abierto' propuestas por el psoe


El pleno del Congreso de los Diputados rechazó este martes con los votos del PP (171 en contra frente a 147 a favor) la proposición no de ley del PSOE con medidas para impulsar el 'gobierno abierto' en España.
La diputada socialista María González Veracruz argumentó que España sufre “la mayor crisis institucional desde la llegada de la democracia”, con una “brutal desafección” de ciudadanos que hablan de política “ahí fuera pero no se sienten representados por las personas a las que votan”.
“No me extraña”, añadió, a la vista de cómo el PP ejerce su mayoría absoluta, cómo han cambiado el modo de elección de los consejeros de RTVE o cómo han hecho del decreto “su forma de hacer política”. Cuanto más se aleja el PP de las mejores prácticas democráticas, aseguró, más necesaria y urgente es esa estrategia para abrir la política y “repensar” las instituciones.
El gobierno abierto, dijo, es “una filosofía, una forma diferente de ejercer el liderazgo político”, al modo de Barack Obama en Estados Unidos, de Patxi López en el País Vasco o de muchos alcaldes en sus ayuntamientos. Es una forma de hacer política “que no teme la participación”, que da poder a los ciudadanos y ante los que se rinden cuentas.
Donde ha funcionado es porque ha habido liderazgo político, dijo, aunque “quien no sabe gobernar con la calidad democrática que se le presupone, con mucha más dificultad va a comprender on la calidad democrática que se le presupone, con mucha más dificultad va a comprender lo que es el gobierno abierto”.
Carles Páramo, de CiU, aseguró que la iniciativa está “en línea” con la política desarrollada por la Generalitat de Cataluña, pero se mostró “preocupado” ante la tentación de convertir al Estado en “vigilante supremo” de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, o como promotor de ideas a las que “llega tarde”.
En nombre de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán anunció el voto favorable por compartir las ideas que subyacen en la propuesta, pero alertó de que previamente es necesario modificar, por ejemplo, la ley electoral para asegurar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos en la participación efectiva. Dijo además al PSOE que el gobierno abierto es “incompatible con la corrupción”, y afeó a los socialistas haber colocado como presidente del Parlamento de Andalucía a quien fue condenado “por el saqueo de Caja Sur”.
El PNV presentó una enmienda que fue aceptada por el PSOE. Su portavoz, Aitor Esteban, pidió al Gobierno que tenga en cuenta iniciativas que ya se están desarrollando, como en el Parlamento vasco. Sin embargo, aseguró que al actual Ejecutivo “le doy por finiquitado” y se dirigió a quienes le releven para que lo hagan.
Nada más subir a la tribuna aseguró que con “tanto escándalo” de corrupción “se me ha quedado el cuerpo mal”, y más para hablar de participación ciudadana. “En fin... el cachondeo y la poca seriedad que está demostrando este país con las noticias que están apareciendo espero que en algún momento cambie”, dijo.
También Joan Josep Nuet respaldó la iniciativa como portavoz del Grupo de IU, ICV-EUiA, Cha: La Izquierda Plural, alertando de que el gobierno abierto es “una actitud, una forma democrática de hacer política” y de que los casos de corrupción “agravan el estado de excepción” de la política actual. Sentenció que el Ejecutivo de Rajoy “ya no es capaz” de articular esas medidas y por lo tanto “la mejor medida que podemos tomar para tener un gobierno abierto es cambiar de gobierno”.
Joan Baldoví, de Compromís-Equo y adscrito al Grupo Mixto, aseguró que los actuales mecanismos de transparencia son “muy mejorables” y los de participación “prácticamente inexistentes”. Hay mucho camino por recorrer, aseguró, y es necesario un Gobierno que sepa escuchar y dialogar y no solo “imponer la tiranía” de su mayoría absoluta”.
En contra de todos ellos, Pilar Cortés, del PP, subrayó que España forma parte del Partenariado Internacional de Gobierno Abierto, en 2016 aprobará el tercer plan, y en el segundo ya se contienen diez compromisos a partir de cuyo cumplimiento habrá que evaluar lo que queda pendiente.
Rechazó que España esté “en el vagón de cola” en esta materia y argumentó que se ha aprobado la primera ley de transparencia de la democracia, que no contó con el apoyo del PSOE a pesar de que “incorporamos buena parte de sus enmiendas” y a última hora decidieron no apoyar “por razones de oportunismo o partidarias”.

Ahora en portada

Comentarios