Las 20 razones por las que Donald Trump puede ser el mejor aliado de los demócratas

  • Xenófobo, ultancoservador, contrario a la ética, contrario a los musulmanes e hispanos...el siempre polémico Donald Trump puede convertirse en el mejor aliado demócratas.
  • Los desencuentros y salidas de tono protagonizados por el magnate le han costado varios apoyos, el más destacado el de su principal asesor que abandonó la campaña a principios de este verano.
Republican presidential hopeful Donald Trump annou

Xenófobo, ultancoservador, contrario a la ética, contrario a los musulmanes e hispanos...el siempre polémico Donald Trump puede convertirse en el mejor aliado demócratas. Un informe publicado por el think-tank The Hispanic Council incide en la influencia que el magnate tiene sobre ambos partidos y sobre la sociedad estadounidense y cómo se ha convertido en el foco de atención de los medios de comunicación.

Las medidas desmesuradas o polémicas, alejan a los indecisos o progresistas de las tesis del magnate

El ataque a las minorías hispanas condenar el futuro del Partido Republicano por alejar este voto con el discurso radical.

Su deseo de poner las necesidades de los trabajadores estadounidenses en primer lugar hacen que la comunidad hispana se acerque cada vez más al Partido Demócrata.

En 2013, existían en EEUU, 54 millones de personas de origen hispanoen Estados Unidos. Es decir, el 17.1 por ciento del total de la población norteamericana, que es de casi 319 millones de habitantes. Una razón de peso para tener en cuenta en la campaña.

"El voto latino en Estados Unidos va a tener mayor peso en 2016 que en otras elecciones", según Mark Hugo López, analista del Pew Research Center.

No tiene un equipo político fuerte que apoye su campaña. Los desencuentros y salidas de tono protagonizados por el magnate le han costado varios apoyos, el más destacado su principal asesor que a principio de la campaña dijo que compartía sus opiniones.

Varios rumores apuntan a que el magnate hizo negocios con la mafia. vestigaciones realizadas por el diario estadounidenseThe Washington Postrevelaron que elprecandidatopresidencial republicanoDonaldTrumphizo crecer su impero inmobiliario a base de grandes contribuciones a campañas políticas y a través denegocios con empresas de construcción manejadas por lamafiade Nueva York.

Trump es exactamenteel tipo de candidato que los republicanos querían evitartras la desastrosa elección del 2012, en que las minorías le dieron masivamente la espalda al candidato republicano, sobre todo los hispanos. "Llega un momento en que las cosas que dice dejan de ser 'las locuras de Donald Trump' y pasan a ser el mensaje de los republicanos en general, así piensan. Y eso es peligroso", asegura Katie Packer, quien fue subdirectora de la campaña presidencial de Mitt Romney en el 2012.

La historia está en contra. Solo dos de los 44 presidentes de EEUU fueron elegido sin tener experiencia política. Fueron Ulysses S. Grant y Dwight D. Eisenhower. Por lo tanto, sus posibilidades de ser candidato disminuyen.

El foco mediático sobre Donald Trump disminuiría porque la atención de los medios no es infinita.

La verdadera campaña todavía no ha empezado. En cuanto arranque, existen muchos aspectos negativos que perjudicarían su candidatura.

No es conservador. El empresario ha hecho importantes donaciones a destacadas figuras demócratas como Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, y Hillary Clinton, precandidata demócrata a las elecciones presidenciales.

Ignorancia relacionada con los asuntos internacionales. En una entrevista reciente, el magnate demostró su desconocimiento sobre la actualidad internacional al ser incapaz de nombrar a los principales líderes terroristas.

Insultar a Jeb Bush por hablar español es contraproducente para su relación con la comunidad hispana.

Criticar el aspecto físico de la única mujer candidata del partido republicano o hacer comentarios machistas sobre la presentadora del canal de la FOX, Megy Kelly.

Su programa electoral es una incógnita.

Además, Trump está consiguiendo que se centre el debate en cuestiones que no son interesantes para los ciudadanos como hablar de un hipotético muro en la frontera de México.

Trump está eclipsando al resto de sus compañeros, lo que está llevando a una situación de omnipresencia y excesivo protagonismo, que según algunos expertos, conductirá al cansancio de los votantes.

Trump parece incapaz de gestionar el futruo de la primera potencia mundial. Tienen un año para demostrarlo.

El magnate tiene 22 por ciento de preferencia en Iowa y 18 por ciento en Nueva Hampshire, ambos estados clave para ganar una presidencia en Estados Unidos, lo que significa que no es tan competitivo como parece ser.

A pesar de demostrar fuerza, Trump no tiene el apoyo necesario de su partido para ganar la candidatura que lo llevaría a contender por la silla presidencial.

Ahora en Portada 

Comentarios