Miércoles, 14.11.2018 - 02:39 h
"¡Socialistas, en pie!"

Los posibles ministros del gobierno de Pedro Sánchez se presentan en Zaragoza

Los que serían ministros de un hipotético gobierno de Pedro Sánchez, se presentaron este domingo en un mitin en el auditorio de Zaragoza.

Los afines a Patxi López minimizan la movilización de Pedro Sánchez y recalcan que un 85% de la militancia no va a actos

Patxi López vuelve a apelar al orgullo del PSOE contra Podemos: "¡Socialistas, en pie!". Los que serían ministros de un hipotético gobierno liderado por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se presentaron este domingo en un mitin en el auditorio de Zaragoza en que fueron uno a uno tomando la palabra.

La que sería ministra de Sostenibilidad, Teresa Ribera, dijo que es tan importante el corto plazo como el largo, lo urgente como lo prioritario, porque el nivel de emisiones detectado en la Antártida está llegando al “punto de no retorno” y tenemos cinco o diez años para cambiar el modelo de desarrolllo.

Quien sería ministro de Integración, Luc-Andre Diuuf, de origen subsasahariano, dijo que se reconoce en el PSOE porque el PSOE “es el pueblo”, y el partido del equilibrio, sin recortes. También dijo que no se reconoce en la UE por su trato a los refugiados, y que los ciudadanos volverán a disfrutar del Estado del Bienestar.

Por su parte, de asuntos sociales se encargaría Nuria Parlón, quien lamentó la desigualdad de España y afirmó que contará con el Terer Sector. Por ello, pidió las urnas llenas de votos del PSOE para que Pedro Sánchez pueda ser “el mejor presidente del Gobierno” en España.

El hipotético ministro de Economía, Jordi Sevilla, dejó claro que no todos los males de España son consecuencia de la crisis, sino que se deben a que el PP ha destrozado los dos pilares de la redistribución: la negociación colectiva y el Estado del Bienestar, con recortes y amnistías. “Eso no es la crisis, eso es una opción de derechas”, zanjó. “Nosotros queremos crecer para redistribuir”.

La posible ministra de Justicia, Margarita Robles, que fue recibida con la mayor ovación, criticó a Podemos, sin nombrarle, por decir su dirigente Juan Carlos Monedero que controlará a jueces y fiscales. Negó lecciones de este partido y prometió derogar las tasas judiciales para que no sólo los ricos puedan ir a los triunales, y quitar las costas a los pobres, a la vez que potenciará los turnos de oficio y la justicia gratuita.

SANIDAD Y PENSIONES

El eventual ministro de Sanidad, Rafael Bengoa, pidió a los espectadores que no se pongan enfermos en los próximos cuatro años si no gobierna el PSOE. Mencionó el caso concreto de los enfermos mentales, que a su juicio padecen discriminación y mueren por enfermedades físicas, y avisó de que los hospitales se están convirtiendo en un lugar muy peligroso por los recortes del PP.

Quien será responsable de pensiones, Magdalena Valerio, aseguró que el PSOE recuperará la sostenibilidad del sistema público gracias a que, con la derogación de la reforma laboral, subirán los salarios que valdrán para pagar las pensiones del futuro. Criticó que han dejado a la mitad el Fondo de Reserva y prometió recuperarlo con el recargo de solidaridad a las rentas altas.

Gregorio Álvarez, que liderará la reforma constitucional, dijo notar la llama de la socialdemocracia “de verdad”, frente a Podemos, y defendió por igual la libertad y la igualdad pese a las “inidencias” que lo están retrasando. Resumió su proyecto de reforma en que se garantizarán derechos sociales, el autogobierno de las regiones y la unidad de España respetando su diversidad. Así, propugnó “hacer socialismo de verdad” pese a las “incidencias” y arengó al auditorio: “¡Socialistas, levantaos!”.

A continuación, Silvina Bacigalupo (Transparencia y éica empresarial) prometió transparencia en instituciones públicas y privadas, para que los españoles sepan en qué se gastan sus impuestos, y que se conceden los contratos en igualdad de condiciones para los ciudadanos.

Ana García d’Attri, hasta ahora concejal de Cultura en Madrid y que sería ministra del ramo, comenzó rindiendo homenaje a Pedro Zerolo y los asesinados en Orlando y el Reino Unido, y relató una conversación con Pedro Sánchez en la que ella le dijo que ellos no son creyentes y éste le contestó que sí: que creen en la literatura, el cine y la música. Prometió un pacto por la cultura frente al partido que considera que es el partido del no a la cultura y hacer llegar la cultura a los barrios más humildes. Citando a John Steinbeck, terminó que, si uno tiene mucho y otro no tiene nada, y lo comparten, “ya tenemos el primer nosotros”.

El coordinador del programa, José Enrique Serrano, convirtió los 30.000 millones de ahorro de que presume el PP (17.000 en personal) en recorte de gasto y servicios, y advirtió de que todo “recuperar” que prometen los populares es siempre volver al PSOE.

Carmen Montón, que sería ministra de Igualdad, enardeció al auditorio exclamando que las mujeres son ciudadanas, no complemento ni comparsa; que la igualdad de género es un principio constitucional y sin ella la igualdad no es completa, y que la mayor desigualdad es la violencia de género. Dio las gracias a Sánchez por prometer recuperar la ley de Zapatero, otra de lucha contra la violencia afectivo-sexual, otra por la igualdad salarial y desterrar el machismo, porque “el machismo mata”. Como ejemplos, señaló que la mujer se queda en casa a cuidar de los niños o dependientes y eso supone una brecha salarial del 24% que se eleva a más del 35% en la percepción de pensiones.

EDUCACIÓN Y REGENERACIÓN

El hipotético ministro de Educación, Ángel Gabilondo, se pronunció “por la educación, con la educación y para la educación”, porque “no hay camino para el cambio” si no ponemos la cultura, la educación, el conocimiento y la investigación como “motor efectivo” de la transformación de la economía y la sociedad.

Rechazó excluir a nadie del sistema educativo y dio las gracias a los maestros y profesores por su labor. “No queremos excelencia si es a precio de perder la equidad, porque eso es elitismo”, advirtió, y dirigiéndose los jóvenes que estaban detrás del escenario, les señaló como motor del cambio. “Pedro, te ha tocado, la vida te ha puesto en este lugar. Te necesitamos como presidente del Gobierno”, concluyó dirigiéndose al secretario general del PSOE.

Patxi López, que se encargaría de regeneración democrática, criticó el fraude fiscal con que “los ricos nos roban el fruto de la solidaridad colectiva” y a los políticos que incumplen sus promesas electorales, como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prometiendo rebaja de impuestos y luego recortando.

Pero también como el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que prometió preocuparse de los humildes para luego pedir el control del CNI, o que dijo que la socialdemocracia era un reformismo obsoleto y que José Luis Rodríguez Zapatero no estuvo a la altura, para tratar de apropiarse de ellos.

López terminó levantando de sus sillas a sus militantes con una arenga final muy parecida a la del mitin de Durango esta misma campaña: “Si alguien pretende robarnos nuestra historia, adueñarse del sacrificio de millones de socialistas, no lo vamos a permitir”, advirtió en referencia a Podemos. “Estamos orgullosos de nuestra historia. No vamos a dejar que nadie se los adueñe. Si vamos a votar en masa, no habrá encuestas, pinzas ni disfraces que lo impidan. ¡Socialistas, en pie!”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios