Domingo, 18.08.2019 - 03:37 h

Obama afirma que "la guerra se acerca a su fin" y los soldados saldrán de Irak en agosto

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente de EEUU afirma que a "finales de agostos todos nuestros soldados habrán partido de Irak". En su intervención primó la economía, con propuestas para fomentar el empleo, como un proyecto de ley que estimule las contrataciones, y que complementan la reforma financiera ya anunciada. Además, aseguró que no se olvidará de la reforma sanitaria, aunque reconoció que podía haberla explicado mejor a los estadounidenses.

Obama establece el empleo como su principal prioridad

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó en su primer discurso sobre el Estado de la Unión, que "la guerra se acerca a su fin" en Irak y los soldados de su país "vuelven a casa". De hecho, el mandatario puso una fecha sobre la mesa: "para finales de agosto todos nuestros soldados habrán partido de Irak".

En su esperado discurso, el primero de su mandato y seguido por el 83% de los telespectadores según una encuesta instantánea de la cadena CBS, Obama indicó ante ambas cámaras del Congreso que "estamos entregando Irak de manera responsable a su gente", mientras que en Afganistán afirmó tener "confianza en que tendremos éxito".

Respecto a la lucha contra el terrorismo y la guerra en Afganistán, donde el pasado mes de diciembre anunció el envío de más de 30.000 soldados adicionales, aseguró que los soldados estadounidenses podrán empezar a regresar en julio del año próximo.

"Recompensaremos el buen Gobierno, reduciremos la corrupción y apoyaremos los derechos de todos los afganos", sostuvo el presidente estadounidense, que reconoció: "Habrá aún días difíciles por delante, pero tengo confianza en que tendremos éxito".

Tras el intento de atentado contra un avión que cubría la ruta Amsterdam-Detroit el pasado día de Navidad, aseguró que "reparamos fallos inaceptables revelados por ese ataque fallido, con mejor seguridad aérea y acciones más rápidas de nuestros servicios de inteligencia".

Asimismo, aludió a la amenaza que representan las armas nucleares para advertir a Irán que si continúa haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales "encararán consecuencias cada vez mayores", al igual que Corea del Norte "afronta un aislamiento mayor y sanciones más fuertes, que se hacen cumplir rigurosamente".

Objetivo: Creación de empleo

En su intervención Obama combinó en su discurso una retórica populista y un mensajeeminentemente económico en su discurso sobre el Estado de la Unión, conel que buscó recuperar la iniciativa política y devolver la ilusión alelectorado. Así, aseveró que la creación de empleo será su objetivo "número uno" en 2010 y pidió al Congreso un proyecto de ley que estimule las contrataciones.

"El empleo debe ser nuestro objetivo número uno en 2010 y por eso pido este año un proyecto de ley para la creación de nuevos trabajos", subrayó el mandatario. El desempleo asciende el 10% de la población actualmente en Estados Unidos, pero numerosos expertos creen que aumentará, pese a que la economía ha vuelto a crecer.

En el discurso, el mandatario propuso usar 30.000 millones de dólares de las ayudas devueltas por Wall Street para que los bancos comunitarios, que son pequeñas entidades locales, extiendan más créditos a las empresas. También propuso un incentivo fiscal para las empresas que realicen contrataciones o eleven los salarios y rebajas tributarias para fomentar la inversión.

Asimismo, en el discurso, Obama reiteró la importancia de llevar a cabo una reforma financiera "seria" y prevenir la "irresponsabilidad" que casi hundió la economía estadounidense. "No estoy interesado en castigar a los bancos, estoy interesado en proteger a nuestra economía", dijo el presidente.

El gobernante afirmó que si la ley de reforma financiera que apruebe el Congreso no es "una reforma real" no la firmará y pedirá otro proyecto a la Legislatura. También pidió a los congresistas la aprobación de un proyecto de ley sobre energía y cambio climático que dé incentivos para la producción de biocombustibles y tecnología de carbón "limpio"

"No abandonaremos la reforma" sanitaria

Otro de los temas más esperados, sobre todo tras la perdida de mayoría en el Senado con el escaño por Massachusetts, era la reforma sanitaria, sobre la que el presidente estadounidense instó al Congreso a revivirla, pese a que los demócratas han perdido la mayoría absoluta en el Senado que garantizaba su aprobación. Esta derrota ha desmoralizado a los demócratas en un año en el que se celebrarán elecciones legislativas en noviembre.

"No abandonemos la reforma. No ahora. No cuando estamos tan cerca. Encontremos una vía para unirnos y completar el trabajo en beneficio del pueblo estadounidense", afirmó Obama. La reforma sanitaria planteada por los demócratas, sostuvo, ayudará a reducir gastos a "millones de familias y empresas", y a recortar el déficit fiscal en cerca de 1.000 millones de dólares en 20 años.

También aportará cobertura a millones de estadounidenses que en la actualidad carecen de ella, dijo. "Este problema no va a desaparecer", indicó Obama, al tiempo que aseguró que no abandonará "a esos ciudadanos y tampoco debería hacerlo la gente presente en esta Cámara".

El mandatario reconoció que la medida ha perdido popularidad gradualmente, algo por lo que entonó un "mea culpa": "Acepto la parte de responsabilidad que me toca por no haberla explicado mejor a los estadounidenses".

Otras propuestas

El presidente estadounidense también prometió doblar el comercio exterior en cinco años, lo que permitirá crear, a su juicio, dos millones de empleos. En este sentido, llamó a intensificar la relación con Colombia, Panamá y Corea del Sur, países con los que Estados Unidos tiene pendientes de ratificación tratados de libre comercio. También anunció una congelación parcial del gasto público, que busca ahorrar cerca de 250.000 millones de dólares en diez años.

Fuera del área económica, Obama apenas presentó propuestas de nota. Quizás lo más notable fue su llamamiento a repeler la ley"Yo no pregunto y tú no me cuentas" ("Don't ask, don't tell"), que impide que los homosexuales declarados puedan servir en las Fuerzas Armadas.

Pero incluso ese llamamiento tenía como objeto reconciliarse con sus bases. La comunidad gay estadounidense, que le apoyó masivamente en las elecciones de 2008, le reclamaba gestos de apoyo.

La reforma migratoria se mencionó apenas de pasada: "Deberíamos continuar el trabajo de arreglar nuestro fallido sistema migratorio, de garantizar la seguridad en la frontera, hacer cumplir nuestras leyes y asegurarnos de que cada persona que cumple las reglas puede contribuir", dijo Obama, quien no pidió al Congreso directamente que apruebe una medida en este sentido.

En su discurso, Obama apenas mencionó a Haití, donde ha enviado equipos de auxilio y soldados tras el fuerte terremoto del pasado día 12. Sí recordó que "cerca de 10.000 estadounidenses colaboran con muchos países para ayudar a la gente de Haití a recuperarse y reconstruir el país". Pero en un gesto hacia esa nación, en el palco de la primera dama, Michelle Obama, se encontraba entre una treintena de invitados el embajador haitiano en Washington, Raymond Joseph.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios