El Gobierno dice que "se avanza" en la negociación de los PGE, pero con un proceso "distorsionado" por el 1-O

Nadal dice que la independencia de Cataluña "es una locura que no se puede ni evaluar"

El Gobierno dice que "se avanza" en la negociación de los PGE, pero con un proceso "distorsionado" por el 1-O

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha firmado este martes que "se avanza" en las conversaciones con los grupos parlamentarios sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, pero ha reconocido que el proceso de negociación está "distorsionado" por la convocatoria del "no referéndum" independentista en Cataluña.

Nadal ha dicho desconocer si el Consejo de Ministros aprobará este viernes el proyecto de Ley de Presupuestos, después de que la semana pasada aplazase su aprobación, algo que en última instancia "depende del ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro", según ha señalado en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press.

El ministro ha asegurado que "se avanza" en las conversaciones con los distintos partidos y que actualmente hay una situación "similar" a la del año pasado, pero con un proceso "distorsionado" por el "no referéndum" del próximo 1 de octubre en Cataluña.

En todo caso, considera que "las cosas tienen que ir volviendo a su cauce y entonces tendremos una discusión meramente económica y presupuestaria, que es lo que tiene que ser". "Depende de cómo avancen las conversaciones y de la capacidad del Gobierno", ha agregado.

Según Nadal, la aprobación de los PGE este viernes "no es tan relevante", aunque cree que sería un "un buen síntoma", si bien hay que hacer un "encaje de bolillos" con hasta siete grupos políticos, que "todos tienen intereses".

Por el momento, Nadal ha apuntado que las negociaciones con algunos grupos políticos están "muy avanzadas", mientras que con otros "algo menos".

PETICIONES "MUY RAZONABLES"

De igual forma, preguntado sobre si las negociaciones con los partidos pueden conllevar un mayor gasto, Nadal ha indicado que "si el dinero público se aplica correctamente, no sale caro ni barato", sino que sea como sea "se tiene que utilizar adecuadamente bien".

En esta línea, ha aseverado que los pactos alcanzados el año pasado con las distintas formaciones que respaldaron las cuentas públicas conllevaron peticiones "muy razonables", ya que "son cosas que tienen su sentido", como por ejemplo apoyar los destinos turísticos maduros en las Islas Canarias.

"Estamos ajustando determinadas partidas que tienen cierto grado de discrecionalidad", ha indicado Nadal, quien ha recalcado que el "gran buque de interés general sigue por su carril", puesto que "esa nave la puedes seguir dirigiendo". "Lo otro son cuestiones puntuales, pero no puede considerarse que no está bien planteado" porque "los grupos políticos con los que hemos pactado saben pedir y sus peticiones tienen efecto para toda la población española", ha agregado.

Por ejemplo, sobre las subvenciones a la conectividad aérea en Islas Canarias, Nadal opina que si es posible hacer un "esfuerzo adicional" no supone cantidades "muy elevadas", pero el impacto económico y social en la zona está "muy bien", al igual que las tarifas para determinadas industrias de una potencia, una medida que "beneficia a todas las empresas en esa situación", no solo a las del País Vasco.

LA "LOCURA" DE LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Por otra parte, sobre el perjuicio económico que supondría una hipotética independencia de Cataluña, Nadal ha afirmado que "es una locura que no se puede ni evaluar", ya que dejaría de tener moneda, los cajeros automáticos dejarían de funcionar, los bancos no tendrían liquidez, las relaciones comerciales quedarían en "suspenso", habría aranceles del 100% y se requeriría pasaporte y tener aduanas en todas las fronteras.

A esto se sumaría un "caos eléctrico", ya que el sistema está "totalmente integrado", y no se sabría cómo se cubriría ese déficit eléctrico sin tener un acuerdo con organismos internacionales para su definición, así como la salida de la zona del euro, de la moneda única y de todos los organismos internacionales.

"El caso es de tal calibre que en una economía avanzada con 28.000 euros per cápita y en Cataluña con un 30% más, no se plantean este tipo de cosas", ha defendido Nadal, quien ha recordado que los procesos de independencia siempre se han planteado en países con niveles de vida "mucho más bajo", como Eritrea o Sudán del Sur, que "no son comparables".

Ahora en portada

Comentarios