Jueves, 18.04.2019 - 16:56 h

Rivera e Iglesias se fijan en Dinamarca ¿pero quieren aplicar realmente su modelo?

  • Podemos y Ciudadanos plantean programas radicalmente diferentes, pero ambos miran a Dinamarca, donde el despido es fácil, muchos impuestos, muchos funcionarios y numerosas ayudas.
  • Dinamarca tiene una tasa de paro de 6,2% y triplica los funcionarios de España. Su economía es eficiente, solo tienen 5,6 millones de habitantes y estabilidad política y gran libertad económica.
Uno de los fotogramas del programa de 'Salvados' en el que se vivió un debate 'inédito' entre Iglesias y Rivera. Foto. La Sexta

Salvados, el programa presentado por Jordi Evolé, logró ayer reunir a Albert Rivera (Ciudadanos) y a Pablo Iglesias (Podemos) en el cara a cara más esperado. Sin papeles, sin preguntas pactadas y en un singular escenario -el Bar del Tío Cuco en Canyelles (Barcelona)- ambos tuvieron la oportunidad de presentar muchas de sus propuestas de una forma natural, sincera y transparente, lejos de los habituales debates televisivos a los que estamos acostumbrados.

Ciudadanos dejó claro que está en el centro-centro, como lo evidencian las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), mientras que Pablo Iglesias al menos lo intentó. Podemos ha iniciado no hace mucho su travesía en el desierto hacia ese espacio, en el que se sitúa la mayor parte del electorado y sin el que sería imposible ganar unas elecciones en España.

Pese a que ambos partidos buscan ese idílico lugar, sus programas son muy diferentes. El de Ciudadanos -social-liberal- se centra en incentivar la actividad con el objetivo de reactivar la economía, sin olvidar la protección social.

Mientras, el de Podemos es un programa garantista y estatalista, que basa el bienestar social en los subsidios, confiando que cuando llegue algo de dinero a los bolsillos de los ciudadanos -a través de un ligero aumento del Salario Mínimo Interprofesional, por ejemplo- se pueda animar el consumo. Para Podemos crear más empleo público es una solución al paro.

Sí existen coincidencias entre ambos en temas como la protección a los más desfavorecidos económicamente y garantizar el Estado del bienestar, la lucha contra la corrupción y la eliminación o simplificación de organismos obsoletos. Incluso Pablo Iglesias se atrevió a bromear: "Podíamos presentarnos juntos".Estado del bienestar

Ciudadanos también dejó claro nuevamente que su modelo económico de referencia es el nórdico, concretamente el danés, un sistema al que Iglesias también se ha apuntado recientemente, tratando evitar las vinculaciones a Cuba y Venezuela.

Pero con programas políticos y económicos radicalmente diferentes, ¿cómo es posible que ambos se miren en el espejo danés?

El sistema danés funciona, el desempleo es mínimo, el nivel de vida elevado y están garantizados unos excelentes servicios sociales. La clave: unos elevados impuestos que el Estado redistribuye de manera equitativa y justa a todos los ciudadanos, garantizando el bienestar.

Dinamarca es uno de los países más liberales del mundo, ocupa el puesto 11 en el Índice de Libertad Económica elaborado por Heritage, frente al puesto 49 que ocupa España. Dinamarca destaca en apertura de mercado, flexibilidad laboral e incentivos para la creación de empresas. Su estabilidad política y económica -socialdemócratas, democristianos y liberales mantienen postulados muy similares-, sus numerosos recursos naturales y su escasa población concentrada en las ciudadades -5,6 millones de habitantes frente a los 47,6 millones de España- son también determinantes para que este idealizado modelo funcione.Impuestos muy elevados

Una de las garantías del sistema social danés son los elevados impuestos que pagan los ciudadanos. Educación pública igual para todos, sanidad universal, empleo de calidad y salarios dignos, acceso a la vivienda y políticas sociales para los desfavorecidos están garantizados.

Muchos se rasgaron las vestiduras, incluso dirigentes de Podemos, cuando desde la dirección de Ciudadanos plantearon bajar el IVA general, que se aplica a la cultura, la gasolina o la electricidad, y subir el superreducido, que grava a productos de primera necesidad. Proponían eliminar el superreducido -4%- y dejar dos tramos, uno reducido del 7% frente al 10%, y bajar el general de 21% al 18%.

Pues bien, en Dinamarca el tipo normal de IVA es del 25%, del 15% el reducido y del 8%, el superreducido. El Impuesto sobre la Renta está entre el 36% y el 48% y el Impuesto de Sociedades se sitúa en el 28%, para las empresas no petroleras. Las petroleras pagan un 50%.

Según destaca la web El orden mundial, en los países nórdicos es el trabajador -consumidor el que soporta la mayor carga impositiva, mientras que en España o Alemania, es la empresa quien tiene una presión fiscal más elevada en favor de que los trabajadores tengan más dinero disponible, favoreciendo así el consumo. La renta disponible de los trabajadores es menor, pero reciben ayudas, becas, subvenciones, mientras la función básica de las empresas es crear empleo, bien pagado y de calidad.Mucho empleo público

Podemos considera que crear nuevos puestos de funcionarios acabaría con buena parte de desempleo y, evidentemente, sería así, pero el dinero debería sacarse de los presupeuestos, lo que obligaría a recortar otras partidas. El supuesto incremento del consumo -que debería reactivar la economía- no sería suficiente para afrontar el aumento exponencial del gasto público dedicado a nómina.

Los economistas Vicenç Torres y Juan Navarro -impulsares de una parte del programa económico de Podemos- aseguraron hace unos meses que "si España tuviera una persona de cada cinco, como tenía Suecia en 2010, en los servicios públicos -de los cuales la mayoría son los del Estado de Bienestar-- en lugar de una de cada diez, tendríamos más de tres millones y medio de empleos adicionales en nuestro país".

En Dinamarca hay un empleado público por cada 5,7 habitantes y los funcionarios suponen el 17,4% de la población activa. Mientras, en España, hay un funcionario por cada 15 ciudadanos y los empleados públicos suponen apenas el 6,6% de la población activa. Aquí la clave es el gasto público. Suecia o Dinamarca superan el 55% del PIB de gasto público, muy por encima del 44% de España.

La solución de Podemos para disminuir el gasto público pasa por parar obras en puertos, aeropuertos y AVE, aunque afecte negativamente a corto plazo al PIB.Despido fácil, protección al parado

Seguramente, el líder de Podemos no optaría por un mercado laboral como el danés, pese a que insiste que el módelo económico de este país es su referente. En Dinamarca el despido es fácil, rápido y la indemnización, en el caso de que exista, es baja. Como contrapartida, los subsidios de desempleo son elevados.

El mercado laboral danés conjuga la flexibildidad, con poca o ninguna protección por parte del estado al trabajador en caso de despido, con un modelo proteccionista, en el que existen elevadas indemnizaciones por despido y extensas coberturas por desempleo, gracias a los elevados impuestos.

Es lo conocido como flexiseguridad, un complicado encaje sociolaboral que se ha logrado en Dinamarca. La contratación y despido de trabajadores son gratuitas, salvo en determinados convenios, pero el Estado se encarga del trabajador cuando se queda sin empleo, garantizándole formación y garantizándose que el desempleado pueda seguir consumiendo y aportando una parte al crecimiento económico.

La aplicación de este modelo no resulta ni mucho menos fácil, aunque en los últimos años la flexiseguridad se ha convertido en la palabra mágica para reactivar el mercado laboral. Otro muro para aplicar el sistema es la estructura del mercado español, menos cualificado que el danés, y la elevada tasa de desempleo en España, del 22% frente al 6,3% de la danesa.

Ahora en Portada 

Comentarios