Lunes, 16.09.2019 - 05:10 h
Espera respuesta de la Generalitat

Sánchez reta a Torra: Moncloa antepone el estado del bienestar a la independencia

El jefe del Ejecutivo reitera que ante la situación catalana se necesita "sosiego, tiempo, diálogo, sentido de Estado, generosidad y responsabilidad".

Sánchez asegura que hablará siempre dentro de la Constitución.
Sánchez asegura que hablará siempre dentro de la Constitución. / EFE

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reiterado su deseo de reunirse el próximo viernes con Quim Torra y ha subrayado que el tiempo que el presidente de la Generalitat gaste en hablarle de autodeterminación, él lo utilizará para hablar de servicios públicos y recuperación del Estado del bienestar. Sánchez se ha referido a la reunión del Consejo de Ministros que se celebrará en Barcelona el próximo viernes, 21 de diciembre, y a esa posible entrevista con Torra durante la conferencia de prensa que ha ofrecido al término del Consejo Europeo de Bruselas.

En ella ha señalado que asume su responsabilidad ante la hipótesis de que su política en relación con Cataluña pueda afectar a sus expectativas electorales. Respecto a la posibilidad de que se concrete el encuentro con Torra, ha señalado que aún no tienen su respuesta de que acepte verse con él. "Espero que se produzca, porque en política lo que no se puede hacer es perder las formas", ha resaltado, antes de explicar que pretende verse con el presidente de la Generalitat para hablar de los asuntos que importan a la sociedad catalana.

Ante las cuestiones que puede plantearle Torra y la posibilidad de que le hable de autodeterminación, ha subrayado que dentro de la Constitución se puede hablar de cualquier asunto. "Pero el tiempo que vaya a utilizar él en hablar de autodeterminación, si finalmente nos reunimos, yo lo voy a dedicar a hablar de la precariedad laboral, de la calidad de los servicios públicos y de ver cómo podemos reconstruir el Estado del bienestar, que desgraciadamente durante estos años de crisis ha salido muy dañado en la sociedad catalana", ha recalcado.

Tras subrayar que el Gobierno tiene "un proyecto para España porque tiene un proyecto para Cataluña" y que es el mismo en ambos casos, ha puesto como ejemplo la aprobación el próximo viernes en Barcelona de la subida del salario mínimo a 900 euros. El jefe del Ejecutivo ha reiterado que ante la situación catalana se necesita "sosiego, tiempo, diálogo, generosidad y responsabilidad". También ha apelado a la "altura de miras" y al sentido de Estado de todas las fuerzas políticas, especialmente de las que están gobernando en diversas instituciones.

Sánchez ha considerado que celebrar un Consejo de Ministros en Barcelona es una muestra de "respeto, aprecio y cariño" a Cataluña y a su sociedad, como ha dicho que fue convocarlo en Sevilla y lo será cuando se celebren en otros territorios. "No es más que un símbolo y un gesto de convivencia, de concordia y de acercar el Gobierno de España a todos y cada uno de los territorios de nuestro país", ha añadido. Para él, supone también un reconocimiento a la diversidad territorial y asumir que no toda la vida política pasa en Madrid.

Sánchez ha explicado que su Gobierno no quiere vivir de la confrontación y el agravio territorial, y ha opinado que la actual situación en Cataluña está mejor que antes de llegar él al Gobierno. Como ejemplo ha citado que se hayan reunido por vez primera en once años las comisiones bilaterales Estado-Generalitat y se esté dando respuesta a muchos problemas de los catalanes en ámbitos como las infraestructuras o la reducción de la litigiosidad entre las administraciones.

Por su parte, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha subrayado que lo importante de la reunión propuesta para el 21 de diciembre entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, es "el contenido y no el formato". En declaraciones a los periodistas en Berlín, la consellera ha contestado de este modo al ser preguntada sobre si aceptarían una reunión a la que solo asistieran ambos presidentes y no otros miembros de sus gabinetes, tal y como solicitaba la Generalitat.

Más allá de aspectos puntuales y protocolarios, Artadi entiende que si el Gobierno ha decidido reunir al Consejo de Ministros en Barcelona es porque "tiene conciencia de que la situación en Catalunya es relevante en la política española, uno de los grandes retos que tiene España por delante". "Si tiene que haber una reunión se tiene que entrar en contenidos: por qué estamos donde estamos y buscar soluciones políticas y fuera de la Justicia para encauzar la situación", ha explicado tras recordar que en la reunión entre ambos presidente en julio acordaron abordar una solución para la situación política en Catalunya en su siguiente encuentro.

Ha insistido en que la Generalitat prefiere una reunión con más miembros de los ejecutivos porque "cuantas más voces y más intercambios de opiniones sobre cómo avanzar y buscar soluciones, para respetar el derecho de los catalanes, mejor será el camino". Ha recordado que, de momento, no hay nada cerrado y no tienen una respuesta formal a su propuesta, pero insiste en que lo más importante es que en el encuentro "se pueda hablar de todo y se busquen soluciones" y, si es así, ha garantizado que se llevará a cabo.

Ahora en Portada 

Comentarios