Sábado, 18.11.2017 - 01:49 h

El 'príncipe rojo' marroquí revela los secretos del régimen, "un animal que solo busca sobrevivir"

Mulay Hicham el Alauí dice "adiós" a la Casa Real alauí con un libro en el que revela las intimidades de la corte

Mulay Hicham el Alauí dice "adiós" a la Casa Real alauí con un libro en el que revela las intimidades de la corte

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Mulay Hicham el Alauí, el primo del rey de Marruecos, Mohamed VI, ha criticado al 'majzén', el régimen construido en torno al monarca, por perpetuar el autoritarismo y realizar concesiones a la población solo obligado por las circunstancias. Hicham el Alauí es conocido por su apodo de 'príncipe rojo', una expresión utilizada en particular por la prensa oficial marroquí para menospreciar al primo del monarca.

"El 'majzén' es como un animal, una bestia que busca sobrevivir y reproducirse", ha explicado El Alauí, para quien la gran mayoría de las reformas políticas que reivindica Mohamed VI en realidad ya se pusieron en marcha a finales del reinado de Hasán II.

El primo del rey alauí se ha referido en particular a la nueva Constitución marroquí, redactada y aprobada en referéndum en unas semanas en 2011. "Es una prueba de adaptación del 'majzén', pero no se ha anticipado a la Primavera Árabe, sino que ha ejercido un derecho de tanteo sobre los frutos de la Primavera Árabe", ha destacado en una entrevista con Europa Press.

Así, los "pocos" espacios de libertad que abre esta nueva Carta Magna "no han sido ocupados por los actores políticos, sino por el propio 'majzén'". Según el primo de Mohamed VI, "la situación de la libertad de expresión en Marruecos nunca ha sido tan restrictiva desde 1995".

Para El Alauí, la marroquí continúa siendo una "monarquía absoluta" que ha tenido que hacer concesiones "no por voluntad propia", sino "obligada" por el surgimiento de una opinión pública y por cambios "de fondo" de la sociedad marroquí. "Su única estrategia es utilizar estas herramientas en función del contexto tanto interior como exterior para garantizar su continuidad", ha afirmado.

Entre los vicios del sistema marroquí, El Alauí ha señalado en particular la dependencia económica de un recurso como los fosfatos, una situación "malsana". De igual modo, ha denunciado el entramado empresarial vinculado a la monarquía, "joya maléfica" que impide que florezca una economía diversificada "que no fuera dependiente de las decisiones políticas".

El Alauí ha abordado igualmente la posibilidad de que se encuentren yacimientos de petróleo importantes en aguas del Sáhara Occidental, lo que "agravaría la situación dramáticamente". "Habría una élite que acapararía ese recurso y sus derivados y esto se traduciría en una consolidación de una élite próxima al poder y agravaría aún más los desequilibrios socioeconómicos que sufre el país y animaría al país a quedarse anclado donde está ahora", ha argumentado.TRANSICIÓN MONÁRQUICA

Mulay Hicham el Alauí defiende por ello una transición "pactada" entre la institución monárquica --defiende la continuidad de la monarquía como factor estabilizador y de vínculo con el pasado-- y unas nuevas fuerzas políticas "que están por surgir", estas fuerzas serían los "hijos espirituales" del Movimiento 20 de Febrero, surgido en 2011 para exigir reformas democráticas y duramente reprimido por las fuerzas de seguridad.

En una situación así, El Alauí ha especulado con la posibilidad de "contribuir" al futuro del país. "Si se presentara la ocasión, en mi calidad de marroquí y también en el de persona ambiciosa, consideraría implicarme, pero siempre fuera de la institución de la monarquía", ha planteado.

Como opción, El Alauí ha defendido una transición para Marruecos basada en una separación del 'majzén' de la monarquía, es decir "que el monarca reine, pero no gobierne" por ello ha destacado que para eso, España, al igual que Reino Unido, es un "espejo" para Marruecos.

España además podría servir de ejemplo para Marruecos, siempre salvando todas las diferencias de contexto, por la descentralización autonómica, aunque ha destacado que "lo interesante es la asimetría", "distintas velocidades para regiones diferentes".ADIÓS A LA MONARQUÍA

El Alauí ha publicado un libro --'Diario de un príncipe desterrado', Península, 2015-- en el que revela las intimidades de la corte marroquí, en la que estuvo inmerso desde su infancia, sumergido en las luchas de poder y las intrigas palaciegas. "Con este libro yo me despido de la institución de la monarquía. Digo adiós", ha señalado.

El libro, ha explicado El Alauí, apenas ha provocado reacciones en el interior de Marruecos, "solo insultos", pero ni desde el Gobierno ni desde el entorno de la Casa Real se ha respondido al contenido publicado. Sin embargo, El Alauí ha destacado que el libro "ha encontrado su hueco entre los libros que explican el funcionamiento del sistema político de Marruecos". "Desde hace años me he ido distanciando de la institución de la monarquía y con este libro ese proceso culmina", ha indicado.

El príncipe reside actualmente en Estados Unidos y puede viajar libremente a Marruecos, con la única condición de que tiene vetado el Palacio Real. Sin embargo, El Alauí ha descartado por completo un posible regreso a su país en las circunstancias actuales, puesto que desde la corte solo se había planteado la posibilidad de un regreso "bajo condiciones inaceptables". "Es imposible sacrificar mi independencia intelectual o mis convicciones filosóficas", ha apostillado.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios