Jueves, 22.02.2018 - 05:36 h
El expresident no renuncia a ser investido

Una delegación de ERC viaja a Bruselas a negociar la investidura con Puigdemont

Después de que se pospusiera el pleno de investidura, en los últimos días ERC ha reclamado que la investidura debe ser efectiva.

Fotografía de Puigdemont en su mensaje grabado en vídeo sobre la
Fotografía de Puigdemont en su mensaje grabado en vídeo / Youtube

Puigdemont parece haber superado el mal momento en que comunicó a Comín que Moncloa había triunfado y que había sido sacrificado por los suyos... o no. Con el ex-president, nunca se sabe, ciclotímido como se le ve. Capaz de hacer circular un vídeo en las redes llamando a la resistencia mientras al mismo tiempo enviaba por móvil una rendición asumida en toda regla, temiendo el ridículo total.

El nuevo capítulo de esta tragicomedia (muy cara, dolorosa y que dejará huellas) en la que se ha convertido el procés es que una delegación de ERC ha viajado este domingo a Bruselas (Bélgica) para negociar la investidura a la Presidencia de la Generalitat con el candidato de JxCat, Carles Puigdemont, según fuentes de la formación. La investidura o las condiciones de la rendición, porque entre independentistas nunca se sabe. Tardá ya se ha cansado de repetir que nadie es imprescindible.

Las mismas fuentes han explicado que el objetivo del encuentro es "negociar sobre la manera de hacer posible una investidura efectiva que permita recuperar las instituciones", aunque no han concretado los detalles de la reunión ni los miembros que han asistido.

Después de que el presidente del Parlament, Roger Torrent, pospusiera el pleno de investidura, en los últimos días ERC ha reclamado que la investidura debe ser efectiva y que no conlleve consecuencias penales.

El futuro de Cataluña, en el Congreso

Esquerra Republicana también someterá a votación el próximo martes, en el primer Pleno del Congreso de 2018, una moción sobre el futuro de Cataluña e interrogará al Ejecutivo sobre la misma cuestión al día siguiente, en la sesión de control.

En concreto, el texto que los independentistas defenderán en el hemiciclo es consecuencia de la interpelación que dirigieron a la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad el pasado 13 de diciembre, en el último pleno de control de 2017.

La moción, que fue registrada una semana antes de las elecciones catalanas, insta al Gobierno a abrir un proceso de diálogo con el futuro Ejecutivo catalán, que aún no se ha constituido y que no se sabe cuándo podrá constituirse puesto que el Parlament aplazó el debate de investidura tras la resolución del Tribunal de Constitucional que ponía pegas a la candidatura de Carles Puigdemont.

Los resultados del 21-D

En concreto, el texto de los republicanos emplaza al Gobierno de Rajoy a "establecer, en base al reconocimiento del resultado de las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña y del mandato democrático emanado de las urnas, un dialogo bilateral con el Govern de la Generalitat con el objetivo de alcanzar una resolución de las demandas expresadas de manera permanente en Cataluña".

ERC no precisa esas "demandas", pero sí subraya que deberá tomarse como base el resultado de las elecciones autonómicas, unos comicios que ganó Ciudadanos pero en los que los independentistas de Junts per Catalunya, ERC y la CUP mantuvieron la mayoría absoluta, aunque aún no han investido al inquilino de la Generalitat.

Un día después de que se vote la moción, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, formulará la pregunta al Gobierno que quedó aplazada en la sesión de control del 13 de diciembre. "¿Qué escenario cree que el Ejecutivo que se va a abrir después de las elecciones del 21 de diciembre?", reza el interrogante que Tardà registró en su momento. La pregunta sigue en el aire.

Comentarios