Domingo, 20.10.2019 - 06:19 h
En Cataluña es típico regalar un libro y una rosa

Sant Jordi: por qué y desde cuándo se celebra el 'Día del Libro' cada 23 de abril

En España, Alfonso XIII firmó un Real Decreto el 6 de febrero de 1926 por el que se creaba oficialmente la Fiesta del Libro Español.

Los barceloneses celebran Sant Jordi
Los barceloneses celebran Sant Jordi / Europa Press

La elección del día 23 de abril como Día del Libro y del Derecho de Autor no es una elección casual, la Conferencia General de la UNESCO eligió este día para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores coincidiendo con la fecha del fallecimiento de escritores tan relevantes como Miguel de Cervantes, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616. También en un 23 de abril nacieron o murieron otros escritores como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo.

En España, Alfonso XIII firmó un Real Decreto el 6 de febrero de 1926 por el que se creaba oficialmente la Fiesta del Libro Español. La idea original fue del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona.

En 1930 es cuando se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro. La celebración arraigó rápidamente en Barcelona y se extendió por toda Cataluña, aunque el propósito oficial se fue diluyendo poco a poco al coincidir con el día del santo patrón, conocido como Diada de Sant Jordi, mientras en otras zonas la fiesta se mantenía con escasa importancia o incluso desaparecía.

Con el tiempo se hizo tradicional en Cataluña el intercambio y regalo de rosas y libros entre parejas y personas queridas en esa fecha. Esta tradición fue uno de los argumentos utilizados por la UNESCO para declarar el 23 de abril como el Día Internacional del Libro.

El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor ha servido para atraer a la causa de los libros y del derecho de autor a gran número de personas de todas las culturas. Hoy en día millones de personas de más de 100 países, reunidas en asociaciones, escuelas, organismos públicos, colegios profesionales y empresas privadas, celebran esta fiesta.

Con la celebración de este día en el mundo entero, la UNESCO pretende fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. La celebración ha permitido descubrir, valorar y explorar muchas vertientes distintas del mundo editorial: el libro como vehículo de valores y conocimientos y como depositario del patrimonio inmaterial; el libro como puerta de acceso a la diversidad de las culturas y como instrumento de diálogo; o el libro como fuente de ingresos materiales y obra de creadores protegidos por el derecho de autor.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios