Viernes, 18.10.2019 - 01:17 h

Cómo actuar si tienes tortícolis

El dolor de cuello suele deberse a malas posturas a la hora de dormir

Ese molesto dolor de cuello llamado tortícolis afecta a la gran mayoría de personas. Algunas lo sufren de forma habitual y otras, en cambio, en muy contadas ocasiones. No obstante, las causas suelen ser siempre las malas posturas al dormir o sentarse en el sillón, usar una almohada demasiado alta o descansar junto a corrientes de aire.

1 Contra la inflamación.

Si ves que tienes el cuello inflamado, puedes coger algunos cubitos de hielo, envolverlos dentro de un trapo y ponértelos sobre el cuello para conseguir que baje la inflamación y disminuya el dolor.

2 Algunos medicamentos.

Determinadas medicinas, como la aspirina o el ibupofreno, te ayudarán a bajar la inflamación del cuello y a aliviar el dolor. Sin embargo, ten cuidado a la hora de medicarte y toma las pastillas con los intervalos de tiempo que se indiquen en el prospecto. Recuerda que no debes automedicarte y que tendrás que acudir a tu médico habitual para revisar la zona dolorida.

3 Una buena postura.

Si has empezado el día con una fuerte tortícolis, intenta mover el cuello lo menos posible y no hagas movimientos bruscos. Si tienes que pasar gran parte del día sentado frente a un ordenador, intenta mantener siempre la espalda recta y sitúa el monitor a la altura de tu vista para no tener que mover el cuello.

4 Contra el frío.

Si tienes tortícolis y el ambiente en tu ciudad es frío y húmedo, deberás proteger tu cuello de estos fenómenos atmosféricos utilizando una bufanda o un buen jersey de cuello alto que eviten que el frío penetre en el cuello, ya que la humedad puede perjudicar aún más el estado de la tortícolis.

5 Al teléfono.

Cuando tengas tortícolis, aunque esta sea leve deberás prestar atención a cómo realizas determinadas acciones. Una de ellas es, por ejemplo, sujetar el teléfono. Así, si te llaman, procura cogerlo con una mano y no sujetarlo entre la oreja y el hombro, ya que esto solo agravará aún más tu tortícolis y puede convertir un dolor de cuello leve en otro mucho más fuerte.

6 Una buena almohada.

Si tu tortícolis persiste durante algunos días, puedes probar a dormir con una almohada cervical, especialmente diseñada para cuidar el cuello y evitar que padezcas tortícolis y otros dolores similares.

7 Acudir al fisioterapeuta.

Si el dolor de cuello no cesa, ya han pasado bastantes días desde que se inició y los remedios que has empleado no han dado resultado, lo mejor es que acudas a un fisioterapeuta que pueda darte un masaje adecuado y consiga eliminar esa indeseada y molesta tortícolis.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios