Impuestos y herencias

Cómo usar la 'plusvalía del muerto' para ahorrar impuestos en las herencias

La plusvalía del muerto es un beneficio fiscal que se aplica en fondos de inversión y acciones heredados

Impuestos en las herencias.
Impuestos en las herencias.
©[Sayuri Inoue de Getty Images] a través de Canva.com

Las herencias van de la mano del pago de impuestos y muchas veces estos son ineludibles. Sin embargo otras se puede hacer uso de mecanismos y beneficios fiscales que o bien eximan al heredero de tener que pagar los tributos correspondientes o bien reduzcan la cantidad. 

La llamada plusvalía del muerto es uno de estos supuestos. Se trata de una regla fiscal especial que se aplica al heredar ciertos productos de inversión cuyos beneficios, de otra manera, tributarían al declarar el IRPF a Hacienda entre un 19 y un 23%. Al aplicar esta plusvalía en el caso de heredar acciones o fondos de inversión, se elimina el impuesto que hay que abonar al hacer la declaración de la renta. 

Para tributar el impuesto de sucesiones al respecto de estos productos financieros solo se toma en cuenta el valor liquidativo del fondo en el momento de la herencia, es decir, el valor de la participación en ese fondo. Así, no se tienen en consideración las ganancias que se hayan podido acumular del mencionado fondo desde su apertura y participación inicial hasta la fecha de la aceptación de la herencia. 

Cómo funciona la plusvalía del muerto

Los productos de inversión tributan en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones por su valor liquidativo a fecha del fallecimiento, que será también el valor de compra de los herederos. Cuando liquiden este fondo y tengan que hacer frente a los impuestos correspondientes, la ganancia se calcula según la diferencia del valor por el que lo heredaron y por el que se vende, sin que el valor inicial tenga nada que ver y, por lo tanto, tampoco las ganancias acumuladas. Así es, por lo tanto, cómo se evita que las ganancias generadas por el fondo inversión en vida del fallecido tributen tanto en la renta de los herederos como en la del fallecido. 

En el ejemplo de los fondos de inversión este mecanismo se aprecia de una manera muy sencilla, ya que se evitan pagar impuestos hasta el momento de recuperar el dinero siempre que se reinviertan las ganancias del fondo. Gracias a la plusvalía del muerto, todas esas ganancias acumuladas pasarían a los herederos sin pagar impuestos. 

Si se hereda un fondo con una aportación inicial de 10.000 euros con una rentabilidad del 50% en los últimos 15 años se pagarán casi 1.000 euros menos de impuestos al aplicar la plusvalía del muerto si se rescata el fondo. En el caso contrario, habría que abonar hasta 5.000 euros por los beneficios obtenidos. 

Mostrar comentarios