Mercado laboral

Cómo hacer una carta de presentación para enviar a ofertas de empleo

Muchas empresas solicitan, junto con el currículum, una presentación propia o una carta de motivación.

Dos reclutadores entrevistando a un candidato con el currículum sobre la mesa.
Dos reclutadores entrevistando a un candidato con el currículum sobre la mesa.
Canva.

La búsqueda de empleo se ha complicado con el paso del tiempo y se ha vuelto mucho más específica, con procesos más largos y demandantes. Ahora es necesario superar varias entrevistas y pruebas de nivel si se quiere conseguir un puesto de trabajo y, en muchas vacantes, ni siquiera es suficiente con presentar el currículum vitae. 

Aunque ha sido una práctica más habitual en otros países europeos, muchas empresas españolas han comenzado a solicitar a los aspirantes a sus ofertas de trabajo cartas de presentación o de motivación. Si bien es cierto que son documentos que pueden ayudar (y mucho) a los reclutadores a conocer a los candidatos, es necesario redactarlos de manera adecuada para que no juegue en nuestra contra. 

Una carta de presentación sirve para definirnos como trabajadores y para mostrar cómo nuestras aptitudes o rasgos de personalidad pueden encajar con las necesidades de la empresa o del puesto de trabajo. Al mismo tiempo, es una forma de que la empresa conozca nuestras habilidades comunicadoras y de redacción.

En LinkedIn se explican las partes indispensables que tiene que tener esta carta: 

  • El saludo. Es importante dirigirla a de manera correcta. 
  • Introducción. Hay que ir directos al grano, explicar el objetivo de la carta y mencionar si la solicitud es para un puesto de trabajo concreto o un anuncio. 
  • El desarrollo. Es importante saber venderse, explicar de manera concisa nuestros puntos fuertes, por qué sobresalimos sobre otros candidatos.... 
  • Llamada a la acción. Hay que mostrar disponibilidad o interés para concertar una cita o acudir a una entrevista presencial. 
  • La despedida ha de ser cordial pero siempre profesional.

Algunos consejos extra para escribir una buena carta de presentación pasan por ser creativo e intentar mostrar rasgos distintivos. Está bien seguir algún modelo estándar de internet para redactarla pero hay que buscar siempre dar un toque personal. Y, por supuesto, es indispensable conocer bien la empresa, el sector en el que opera y lo que se debe esperar del puesto de trabajo para el que se está aplicando.

Mostrar comentarios