Alimentación

Cómo saber si un aguacate está listo para comer sin tener que abrirlo

El color de la piel y la dureza del aguacate pueden dar las claves para averiguar si está maduro. 

Elegir un aguacate en su punto justo dependerá de la dureza del fruto y su color.
Elegir un aguacate en su punto justo dependerá de la dureza del fruto y su color.
Canva

Los aguacates merecen la fama que tienen. Sirven para untar, para ensaladas, como snack y hasta para desayunar. Tienen una gran cantidad de grasas saludables y aportan micronutrientes como el potasio, las vitaminas A, C y E y agua. Pero no es oro todo lo que reluce en este delicioso fruto, ya que conseguir un aguacate en su punto justo de maduración es una tarea complicada. 

Los aguacates pueden estar días dando la sensación de no haber alcanzado el punto perfecto y, de repente, estar pasados y negruzcos al prepararlos, siendo demasiado blandos o incluso mantequillosos. Parece que la única forma de averiguar cuándo el aguacate está maduro es abriéndolo, aunque en el caso de que esté todavía verde (demasiado duro y sin apenas sabor) habrá que saber guardarlo para que no se eche a perder ya que se estropea fácilmente. 

Sin embargo hay ciertos métodos que pueden ayudar a acertar con el punto justo de maduración del aguacate. Si no se van a comer en el día, siempre es aconsejable comprarlos ligeramente verdes para evitar que se estropeen en casa sin haber podido disfrutarlos. 

Color y tacto

Lo primero es echar un vistazo a su color. Es cierto que hay diferentes variedades de aguacate, pero por lo general si presentan un color demasiado verde todavía no estarán listos para comer y si son demasiado oscuros puede ser que ya estén muy maduros. 

El tacto es el segundo método más fiable. Si al tocar el aguacate este está duro como una piedra, habrá que esperar para consumirlo. Si, por el contario, da la sensación de estar hueco o muy blando, estará pasado. Lo mejor es presionar ligeramente la parte superior, cerca del peciolo (o, más comúnmente, 'rabillo'). Si cede ligeramente, estará listo para comer. 

Otro método es quitar este rabito y ver el color que asoma por el hueco que deja. Si el tono es verde intenso, todavía no estará listo. Si es marrón, estará pasado. Pero si el color es ligeramente amarillo, significará que está listo para comer. Obviamente, no se puede estar quitando el peciolo de todos los aguacates que haya en la frutería, pero este es un buen sistema para elegir un aguacate en casa antes de prepararlo.

Mostrar comentarios