Vivienda

Qué hago si he heredado una casa hipotecada: cómo evitar posibles deudas

Si se quiere renunciar a esta deuda con el banco se debe renunciar a toda la herencia.

Casa, vivienda, alquiler, hipoteca
Heredar una casa hipotecada obliga a hacer frente a la deuda con el banco.
©[CharlieAJA] a través de Canva.com.

Las herencias no son tan sencillas como aceptar el testamento y pagar los impuestos. Hay situaciones más complejas que requieren pensar muy bien qué hacer con los bienes que la persona fallecida ha dejado en nuestro (no siempre) beneficio. Un ejemplo son las casas o bienes inmuebles sobre los que todavía pesa una hipoteca. 

En el caso de poder hacer frente al pago mensual del préstamo con el banco no es necesario darle muchas vueltas a la situación. Pero de darse la situación en la que no se quiere o no se puede hacer frente a la amortización de esta cuota, hay varias opciones entre las que poder decidir. 

En España es muy frecuente renunciar a las herencias al no poder asumir económicamente los impuestos o las cargas de estos préstamos, que pasan a ser responsabilidad del heredero. El problema es que, de renunciar a la herencia, se debe hacer en bloque y no aceptar ninguno de los bienes incluidos en el testamento.

Vender o ser previsor

La primera es aceptar la herencia y poner el piso a la venta para conseguir cancelar la hipoteca con el dinero recibido. En esta opción habrá que calcular los posibles intereses por liquidar el préstamos, además del pago del notario correspondiente y los gastos de otras gestiones. 

Otra fórmula viable que señalan desde Marín y Mateo Abogados es optar por afrontar la hipoteca a beneficio de inventario. De esta manera, el heredero del piso y la deuda se hace cargo del pago de la hipoteca con el resto del patrimonio que haya recibido en la herencia. El mecanismo consiste en vender una parte de lo heredado para liquidar el préstamo hipotecario. Este mecanismo debe ponerse en marcha en un breve plazo, a veces de solo 30 días desde que se conoce la herencia. 

Abel Marín, de este bufete, explica que otra opción para poder quedarse con la vivienda es optar por abrir un seguro de vida en la hipoteca del que el beneficiario sea el banco. Al contratar esta póliza, la aseguradora cubrirá el restante de la hipoteca y el heredero recibirá el inmueble libre de cargas, pero este trámite es una gestión que debe llevar a cabo el primer propietario de la vivienda antes de redactar el testamento, como mecanismo de prevención. 

Mostrar comentarios