Sábado, 25.11.2017 - 10:48 h

El vicario general del Opus Dei destaca en el funeral de Navarro-Valls su "lealtad, profesionalidad y servicio"

El vicario general de la prelatura del Opus Dei, monseñor Mariano Fazio, ha destacado la "lealtad, profesionalidad y servicio" del que fue durante 22 años portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro-Valls, que falleció el pasado miércoles 5 de julio en Roma, a causa de un cáncer de páncreas.

Durante la misa del funeral, que ha tenido lugar este viernes 7 de julio en la Basílica de Sant'Eugenio de Roma, monseñor Fazio ha asegurado que estas tres ideas pueden resumir una vida "plena, lograda, llena de amor a Dios y de servicio a los demás".

En concreto, ha precisado que ante todo, su "querido Joaquín" era "un hombre leal" tanto a Dios como a su vocación al Opus Dei, en el servicio a la Iglesia y de modo particular cuando san Juan Pablo II le llamó a desempeñar cargos de alta responsabilidad en la comunicación de la Santa Sede.

En segundo lugar, ha puesto de relieve su profesionalidad así como su "capacidad y ciencia comunicativa", primero en la Oficina de Prensa del Opus Dei, trabajando con san Josemaría Escrivá, "de quien aprendió tanto"; después, en medios de importancia internacional y como presidente de la Asociación de la Prensa extranjera en Roma; y más adelante, como director de la Oficina de Prensa del Vaticano.

"Joaquín recibió muchos talentos del Señor, y supo negociar con ellos. Su lealtad se manifestó en su profesionalidad", ha subrayado el vicario general, al tiempo que ha enumerado algunos de esos talentos como: iniciativa, espíritu innovativo y apertura para entender los nuevos desafíos de la comunicación.

Además, ha destacado que Navarro-Valls "hizo de su vida un don sincero de sí" con un "deseo sincero y eficaz de servir a los demás". En esta línea, ha recordado que cuando terminó su trabajo en la Santa Sede, puso toda su capacidad profesional para impulsar las actividades del Policlínico Campus Bio-Médico, "donde todos lo recuerdan por su espíritu de iniciativa y su humanidad".

También ha enfatizado que era un hombre con sentido del humor y una cierta "ironía británica" y, al mismo tiempo, con "un cierto pudor en manifestar sus sentimientos". Asimismo, ha indicado que estaba "lleno de reconocimiento por su familia" a la cual monseñor Fazio se ha unido en el dolor.

Si bien, ha precisado que la "base" de la vida de Navarro-Valls se encontraba en Jesucristo, en la oración, el rezo del Rosario y, sobre todo, en la misa diaria. "Esa era su verdadera fortaleza, no sus abundantes talentos naturales", ha remarcado.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios