Sábado, 21.10.2017 - 12:37 h

Bélgica detecta fipronil superior al nivel seguro en una muestra investigada por los huevos contaminados

La agencia de seguridad alimentaria afirma que los productos en los que se ha encontrado no han llegado al consumidor

Las autoridades belgas han detectado en una de las muestras investigadas en el marco de la crisis de huevos contaminados una cantidad de fipronil superior al suelo de seguridad marcado por la Unión Europea, según ha informado este martes la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (AFSCA), que ha añadido que los productos de no han llegado a los consumidores.

En un comunicado, esta agencia ha explicado que un segundo análisis efectuado sobre una muestra de una de las 86 granjas del país bloqueadas el pasado 18 de julio ha detectado una tasa de 0,92 miligramos por kilogramo de esta sustancia, un nivel que supera el suelo de seguridad europeo, que es de 0,72 miligramos.

No obstante, la AFSCA ha destacado que los huevos de dicha granja fueron bloqueados el mismo 18 de agosto, por lo que no han llegado a manos de los consumidores. En cualquier caso, la agencia informado sobre este hecho al resto de países de la Unión Europea a través del sistema de alerta rápida del bloque comunitario.

En un primer análisis el nivel detectado era de 0,076 miligramos, por debajo de este nivel de seguridad. La agencia y los laboratorios involucrados en la investigación están estudiando ahora las razones de esta divergencia entre los resultados y espera obtener "aclaraciones lo antes posible".

La agencia ha recordado además que la Fiscalía, informada desde el 19 de julio, está llevando a cabo una investigación sobre el sector avícola.

La crisis de los huevos contaminados con este insecticida se ha extendido a siete países europeos A Países Bajos, Bélgica y Alemania, los primeros en notificar la existencia de fipronil en sus países, se han unido Suiza, Suecia, Reino Unido y Francia.

Además, la polémica ha surgido en Bélgica al salir al conocerse que la AFSCA recibió la primera notificación por parte de una empresa informando sobre un "problema potencial" con el fipronil el pasado 2 de junio pero no informó a las autoridades europeas hasta el 20 de julio, un mes y medio después.

El Ejecutivo comunitario ha evitado este martes referirse de forma específica al caso de Bélgica, pero ha recordado que todos los países de la UE tiene la obligación legal de informar "inmediatamente" si detectan una amenaza para la salud humana. Al mismo tiempo, ha advertido de que es posible abrir un procedimiento de infracción contra aquellas capitales que no hayan cumplido esta regla.

EL GOBIERNO PIDE MEDIDAS COMPLEMENTARIAS

Tras conocerse el segundo análisis sobre la muestra con fipronil por encima del nivel de seguridad, el Gobierno de Bélgica ha pedido a la AFSCA una serie de medidas complementarias, como el bloqueo de todas las explotaciones de gallinas ponedoras en los que los análisis han sido efectuados por el laboratorio que ha sido corregido por el segundo análisis.

También ha solicitado un recordatorio del alcance de todos los huevos de las empresas evaluadas por este laboratorio, una verificación de los resultados del segundo análisis, un refuerzo del control y de la supervisión por conjunto de la filial de gallinas ponedoras y de reproducción, la publicación de los códigos de los lotes de todos los huevos afectados por el recordatorio y un rastreo de todos los huevos de estas empresas.

Por último, el Ejecutivo belga ha pedido que se ponga a disposición de la población un número de teléfono para consultar y plantear preguntas a la AFSCA.

Las autoridades belgas han detectado en una de las muestras investigadas en el marco de la crisis de huevos contaminados una cantidad de fipronil superior al suelo de seguridad marcado por la Unión Europea, según ha informado este martes la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (AFSCA), que ha añadido que los productos de no han llegado a los consumidores.

En un comunicado, esta agencia ha explicado que un segundo análisis efectuado sobre una muestra de una de las 86 granjas del país bloqueadas el pasado 18 de julio ha detectado una tasa de 0,92 miligramos por kilogramo de esta sustancia, un nivel que supera el suelo de seguridad europeo, que es de 0,72 miligramos.

No obstante, la AFSCA ha destacado que los huevos de dicha granja fueron bloqueados el mismo 18 de agosto, por lo que no han llegado a manos de los consumidores. En cualquier caso, la agencia informado sobre este hecho al resto de países de la Unión Europea a través del sistema de alerta rápida del bloque comunitario.

En un primer análisis el nivel detectado era de 0,076 miligramos, por debajo de este nivel de seguridad. La agencia y los laboratorios involucrados en la investigación están estudiando ahora las razones de esta divergencia entre los resultados y espera obtener "aclaraciones lo antes posible".

La agencia ha recordado además que la Fiscalía, informada desde el 19 de julio, está llevando a cabo una investigación sobre el sector avícola.

La crisis de los huevos contaminados con este insecticida se ha extendido a siete países europeos A Países Bajos, Bélgica y Alemania, los primeros en notificar la existencia de fipronil en sus países, se han unido Suiza, Suecia, Reino Unido y Francia.

Además, la polémica ha surgido en Bélgica al salir al conocerse que la AFSCA recibió la primera notificación por parte de una empresa informando sobre un "problema potencial" con el fipronil el pasado 2 de junio pero no informó a las autoridades europeas hasta el 20 de julio, un mes y medio después.

El Ejecutivo comunitario ha evitado este martes referirse de forma específica al caso de Bélgica, pero ha recordado que todos los países de la UE tiene la obligación legal de informar "inmediatamente" si detectan una amenaza para la salud humana. Al mismo tiempo, ha advertido de que es posible abrir un procedimiento de infracción contra aquellas capitales que no hayan cumplido esta regla.

EL GOBIERNO PIDE MEDIDAS COMPLEMENTARIAS

Tras conocerse el segundo análisis sobre la muestra con fipronil por encima del nivel de seguridad, el Gobierno de Bélgica ha pedido a la AFSCA una serie de medidas complementarias, como el bloqueo de todas las explotaciones de gallinas ponedoras en los que los análisis han sido efectuados por el laboratorio que ha sido corregido por el segundo análisis.

También ha solicitado un recordatorio del alcance de todos los huevos de las empresas evaluadas por este laboratorio, una verificación de los resultados del segundo análisis, un refuerzo del control y de la supervisión por conjunto de la filial de gallinas ponedoras y de reproducción, la publicación de los códigos de los lotes de todos los huevos afectados por el recordatorio y un rastreo de todos los huevos de estas empresas.

Por último, el Ejecutivo belga ha pedido que se ponga a disposición de la población un número de teléfono para consultar y plantear preguntas a la AFSCA.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios