Lunes, 11.12.2017 - 08:38 h

España, uno de los países más resistente a los antibióticos

En relación con Europa y otros países occidentales como Estados Unidos y Canadá, España muestra registros muy desfavorables de resistencia.

Por ejemplo, la resistencia a ciprofloxacino en España ha aumentado desde el 17,2% en 2001 al 29,2% en 2005. Dicha resistencia es una de las más elevadas de Europa.

España, uno de los países más resistente a los antibióticos

Los pediatras españoles prescriben antibióticos de forma excesivaEs más, hasta un 50% más que los alemanes y estadounidenses, según un estudio publicado en la revista 'The Journal of Pediatrics.

Para Roi Piñeiro Pérez, miembro de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP) y del Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pedriatría, "las bacterias evolucionan y se van haciendo resistentes a los antibióticos. Si yo abuso de los antibióticos, más bacterias se van a hacer resistentes. Ya hay superbacterias que son resistentes a todos los antibióticos", detalla.

En este sentido, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha lanzado un estudio sobre la resistencia a los antibióticos en España. "En relación con Europa y otros países occidentales como Estados Unidos y Canadá, España muestra registros muy desfavorables de resistencia, especialmente en patógenos bacterianos de ámbito extrahospitalario", subraya.

Por ejemplo en el caso de Escherichia coli (una de las bacterias que forma parte de la flora intestinal humana y de gran prevalencia en patología infecciosa), según la red oficial europea de vigilancia de la resistencia a antibióticos, European Antimicrobial Resistance Surveillance System (EARSS), la resistencia a ciprofloxacino en España ha aumentado desde el 17,2% en 2001 al 29,2% en 2005. Dicha resistencia es una de las más elevadas de Europa.

También la resistencia a cefalosporinas de tercera generación (cefotaxima y otras), causada por la producción de betalactamasas de espectro extendido (BLEEs), se ha incrementado en casi todos los países; en España ha crecido desde el 1,6% al 7,6% en el período 2001-2005, lo que sin duda está relacionado con el uso abusivo de antibióticos de amplio espectro.

Con frecuencia, la resistencia a antibióticos afecta a múltiples familias de los mismos (resistencia múltiple), lo cual disminuye las opciones terapéuticas alternativas y aumenta las posibilidades de co-selección. Por ejemplo en el caso mencionado de Escherichia coli, la resistencia a tres o más familias de antibióticos aumentó desde el 13,8% al 23,4% entre 2001 y 2005.

Sin embargo, en otros casos las tasas de resistencia en España se encuentran dentro de la media europea o incluso por debajo, como es el caso de Staphylococcus aureus resistente a meticilina (las llamadas cepas SARM).

Ahora en portada

Comentarios