Jueves, 21.06.2018 - 02:58 h

El tipo de alimentación afecta a los aspectos funcionales y al estado de ánimo, según un especialista

El tipo de alimentación afecta a los aspectos funcionales y al estado de ánimo, según un especialista

El cerebro representa entre un 2 y un 3 por ciento del peso total corporal y un 20 por ciento en cuanto al gasto energético total, por ello es importante alimentarse adecuadamente y proporcionarle todos los nutrientes que necesita para funcionar.

"El combustible del cerebro se basa en oxígeno y glucosa, pero son necesarios otros nutrientes para mantener las funciones cognitivas como la memoria, el pensamiento, la concentración o la atención", ha informado el también miembro de Saluspot.

Una persona que está a dieta o sigue una alimentación desequilibrada puede experimentar insuficiencia de algunas vitaminas o minerales que pueden reflejarse en síntomas como la apatía, la desgana, los fallos de memoria, falta de atención, nerviosismo, cansancio y depresión.

En toda alimentación, los hidratos de carbono son imprescindibles, ya que son la fuente de energía del organismo. Son recomendables los complejos frente a los simples y una ingesta deficiente de estos puede provocar una hipoglucemia que, si es duradera, puede desarrollar falta de atención, nerviosismo, cansancio o irritabilidad.

Además, las proteínas, combinaciones de aminoácidos que forman las estructuras dentro del organismo, también son el soporte para la generación de neurotransmisores, como la serotonina, que regula los ciclos circadianos y el estado de ánimo.

El hierro es un mineral que juega un papel muy importante en el estado de ánimo, ya que interviene en la función y síntesis de algunos neurotransmisores. Un déficit puede provocar la disminución de la capacidad de concentración, de atención y de memoria, además de una bajada del rendimiento escolar o laboral.

IMPORTANCIA DE LAS VITAMINAS

Las vitaminas del grupo B son las que más influencia tienen en el funcionamiento del cerebro y todo el sistema nervioso. Un déficit puede ocasionar irritabilidad, falta de memoria y de concentración y depresión.

Asimismo, cabe recordar la importancia de los ácidos grasos, que son los encargados de transportar las vitaminas liposolubles, de la formación de las membranas de las neuronas y de los nervios. Además, intervienen en la creación de hormonas y su déficit puede deteriorar la membrana neuronal y provocar un enlentecimiento de los procesos cognitivos.

Ahora en portada

Comentarios