Lunes, 23.10.2017 - 10:17 h

Tratar la hepatitis C en fases iniciales permite ahorrar unos 9.000 euros por paciente

El uso de los nuevos tratamientos orales para la hepatitis C en fases iniciales de la enfermedad, F0 y F1, permite ahorrar más de 9.000 euros por paciente en comparación con el coste de hacerlo en una fase más avanzada, según los último datos difundidos por la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE).

Tratar la hepatitis C en fases iniciales permite ahorrar unos 9.000 euros por paciente

"Los últimos datos respecto al coste-efectividad del tratamiento precoz no dejan lugar a dudas", ha destacado el coordinador de esta entidad, Javier García-Samaniego, durante el encuentro 'International Meeting on Therapy in Liver Diseases', que se celebra estos días en Barcelona.

En concreto, se estima que por cada mil pacientes con enfermedad leve tratados se evitan 6 trasplantes de hígado, 60 carcinomas hepatocelulares (cáncer de hígado), 40 cirrosis en estado avanzado y 78 fallecimientos atribuibles a enfermedad hepática terminal.

Además, sólo en el caso de los usuarios de drogas por vía parenteral, que es una de las poblaciones prioritarias, el tratamiento temprano puede evitar hasta 2,3 nuevas infecciones por paciente tratado.

Precisamente el tratamiento de la hepatitis C en fases más precoces es uno de los temas de debate en la actualidad ya que, tras haber tratado a unos 83.500 pacientes desde que el Gobierno puso en marcha el Plan Nacional hace año y medio, el perfil del paciente con infección activa ha cambiado "claramente" y la mayoría tienen ya la enfermedad en estadios iniciales.

De hecho, si se tienen en cuenta los datos de la Comunidad de Madrid, mientras que a finales de 2015 la mitad de los pacientes diagnosticados con infección activa estaban en el estadio más avanzado de la enfermedad (F4), a principios de año apenas representaban al 4 por ciento de todos los infectados.

"España se encuentra en una posición muy aventajada en el tratamiento de la hepatitis C y en el camino para su eliminación" en el añó 2021, según el coordinador de AEHVE, que reconoce no obstante que "sólo será posible si se combinan la eficacia de los nuevos tratamientos con las políticas de salud pública, priorizando la identificación de pacientes no diagnosticados y el acceso universal al tratamiento".

Ahora en portada

Comentarios