Miércoles, 13.12.2017 - 18:02 h

Un antiguo remedio chino contra la malaria también puede ayudar a tratar la tuberculosis

Un antiguo remedio chino contra la malaria también puede ayudar a tratar la tuberculosis

En concreto, en su estudio publicado en la revista 'Nature Chemical Biology' describen que el uso de la artemisinina logra detener la habilidad que tienen las bacterias causantes de la tuberculosis, las 'Mycobacterium tuberculosis' (Mtb), para permanecer latentes en el organismo, lo que hace que el uso de antibióticos no sea siempre eficaz.

"Cuando las bacterias de la tuberculosis están latentes, se vuelven altamente tolerantes a los antibióticos", ha explicado Robert Abramovitch, profesor asistente de Veterinaria que ha dirigido el estudio, que explica cómo el bloqueo de esta fase de latencia hace que la bacteria sea más sensible a estos fármacos y se acorte el tiempo de tratamiento.

Estas bacterias necesitan oxígeno para prosperar en el organismo y normalmente el sistema inmune suele dejarlas sin oxígeno para poder controlar la infección.

En la investigación, Abramovitch y su equipo encontraron que la artemisinina ataca una molécula llamada heme, que se encuentra en el sensor de oxígeno de estas bacterias, de modo que al interrumpirlo o apagarlo logra detener la capacidad de la enfermedad para percibir la cantidad de oxígeno que está recibiendo.

"Cuando las Mtb están hambrientas de oxígeno, entran en un estado inactivo que las protege del estrés de los ambientes bajos de oxígeno", ha explicado este experto, lo que hace que las bacterias acaben adormeciéndose y muriendo.

Las bacterias de la tuberculosis latente pueden permanecer inactivas durante décadas en el organismo pero, cuando el sistema inmune se debilita en algún momento, se despiertan y comienzan a propagarse, lo que las hace más difícil de controlar.

"Los pacientes a menudo no se adhieren al régimen de tratamiento establecido por la cantidad de tiempo que se necesita para curar la enfermedad", según este experto, que de hecho admite que no completar el tratamiento juega un papel importante en la evolución y propagación de las cepas más resistentes de tuberculosis.

Por ello, la investigación podría ser clave para acortar la duración de los tratamientos porque puede eliminar las bacterias inactivas y difíciles de matar. Además, después de examinar 540.000 compuestos diferentes, Abramovitch también encontró otros cinco posibles inhibidores químicos que apuntan al sensor de oxígeno de Mtb de varias maneras y también podrían ser efectivos en el tratamiento.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios