Miércoles, 13.12.2017 - 10:19 h

Una proteína que activa la respuesta inmune daña la capacidad del organismo para combatir el VIH

Una proteína que activa la respuesta inmune daña la capacidad del organismo para combatir el VIH

Los resultados de un estudio en animales publicados en la revista 'Journal of Clinical Investigation' parecen demostrar que el bloqueo temporal de un tipo de proteína, llamada interferón tipo I, puede restaurar la función inmune y acelerar la supresión viral durante el tratamiento con medicamentos antivirales para las personas con infección crónica del virus que causa el sida.

"Este hallazgo es completamente antiintuitivo, porque muchos creen que cuanto más interferón haya, mejor", ha reconocido Scott Kitchen, uno de los autores del estudio, que precisamente muestra que su presencia durante las fases crónicas de la infección tiene efectos perjudiciales en la capacidad del organismo para luchar contra el VIH y otras infecciones.

El VIH paraliza el sistema inmunológico al destruir las células inmunes llamadas células T CD4, que se activan durante la infección temprana por el interferón tipo I. Asimismo, también se conocen como células "auxiliares" porque señalan otro tipo de células T, las CD8, para destruir las células infectadas por el VIH.

Además, el VIH evade las células CD8 del cuerpo mediante la mutación constante, escapando al reconocimiento por las células CD8 y haciéndolos ineficaces.

El estado crónicamente aumentado de la inflamación y la activación finalmente conduce a lo que se conoce como agotamiento inmune cuando las células inmunes ya no pueden funcionar correctamente para eliminar las células infectadas. Esto, junto con la pérdida de células T CD4 es lo que, en última instancia, conduce a la destrucción del sistema inmunológico.

La idea de los investigadores era bloquear el interferón tipo I para reducir la activación crónica de las células inmunes, lo que podría dar a las células T CD8 agotadas la oportunidad de restaurar sus habilidades para luchar contra la fuerza. Y combinando esta actuación con la terapia antirretroviral, lograron restaurar la función inmunológica y erradicar el VIH en todo el organismo.

PRUEBAS CON RATONES "HUMANIZADOS"

Los investigadores usaron "ratones humanizados" cuyo sistema inmune fue reemplazado con células del sistema inmune humano, además del tejido del timo y la médula ósea. Y tras ser infectados con el VIH, fueron tratados con anticuerpos que bloqueaban los interferones de tipo I, lo que permitía a los sistemas inmunológicos de los ratones revertir su estado de agotamiento.

Esto hizo posible que su sistema inmune produjera cantidades suficientes de células T CD8 que estaban preparadas para atacar y matar células infectadas con VIH. Y cuando se combinó con la terapia antirretroviral, el tratamiento aceleró el efecto de este tratamiento en la supresión del VIH.

"Hemos encontrado que el bloqueo de esta respuesta inmune contra el virus tuvo efectos beneficiosos en la reducción de sus niveles y el aumento de la capacidad de la respuesta inmune para eliminar el virus", ha añadido Kitchen.

Los hallazgos son tan sólo una prueba de concepto y necesitan nuevos estudios en monos antes de realizar los primeros ensayos clínicos en humanos que confirmen o no esta teoría, a partir de la cual se podrían diseñar nuevos enfoques terapéuticos que incluyan la terapia con interferón alfa.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios