Lunes, 19.11.2018 - 13:18 h

LA FUNDACIÓN BBVA PREMIA A LOS CIENTÍFICOS DEL ‘CORTA Y PEGA’ GENÉTICO

La Fundación BBVA ha premiado con el galardón ‘Fronteras del Conocimiento’ en Biomedicina a Emmanuelle Charpentier, Jennifer Doudna y Francisco Martínez Mojica, los creadores de ‘Crispr/Cas 9’, la “revolución” de la edición genética.
El jurado ha destacado que “la simplicidad y la versatilidad” de esta técnica, capaz de “cortar y pegar” ADN de manera eficaz y barata, ha impulsado su adopción en los laboratorios de todo el mundo “para comprender la función de los genes y tratar enfermedades”.
Las investigaciones de Martínez Mojica en las salinas alicantinas de Santa Pola sentaron los cimientos de este campo al descubrir unas secuencias repetitivas de ADN que utilizan algunas bacterias como un mecanismo de defensa frente a las infecciones de virus.
Los trabajos posteriores de Doudna y Charpentier convirtieron los hallazgos del científico español en “una herramienta universal de edición genética”, según el jurado, que ha abierto la puerta a futuras terapias capaces de combatir trastornos como el cáncer o el sida.
Las técnicas ‘Crispr/Cas 9’ permiten modificar el genoma con una precisión sin precedentes, y de forma mucho más sencilla y barata que cualquier otro método anterior. De la misma manera que los programas fáciles e intuitivos de edición de textos, el ‘Crispr/Cas 9’ es capaz de ‘editar’ el genoma mediante un mecanismo que “corta y pega” secuencias de ADN.
Se trata de una tecnología tan eficaz y poderosa que se ha difundido con insólita rapidez entre laboratorios de todo el mundo, “como herramienta para entender la función de los genes y tratar enfermedades”, señala el acta.
CURIOSIDAD
El jurado, integrado por ocho expertos europeos y estadounidenses, ha resaltado la importancia en el desarrollo de esta técnica de la investigación básica, “movida únicamente por la curiosidad”, en palabras de Robin Lovell-Badge, del Instituto Francis Crick de Londres (Reino Unido).
Él y su colega Dario Alessi, de la Universidad de Dundee (Reino Unido), han subrayado en particular la visión y perseverancia de Martínez Mojica a la hora de investigar un problema biológico al que inicialmente nadie prestaba atención, y que ha acabado generando una técnica revolucionaria.
Como indica el acta, “Martínez Mojica identificó la secuencia ‘Crispr’ en microorganismos, y descubrió que se trataba de un sistema de defensa contra los virus; Charpentier y Doudna elucidaron el mecanismo molecular de ‘Crispr/Cas 9’ y demostraron que tenía un uso potencial como herramienta universal de edición genómica, abriendo así la puerta a multitud de aplicaciones en prácticamente cualquier organismo”.
Desde su creación como técnica de edición genómica en 2012, se utiliza para buscar nuevos tratamientos contra numerosas enfermedades -incluyendo el cáncer y el sida-, así como para obtener nuevas variedades vegetales o en aplicaciones medioambientales.
La técnica acorta considerablemente -de años a semanas- el tiempo necesario hasta ahora para alterar el genoma a voluntad, y muchos se han referido a ella como la democratización de la edición genética porque ha colocado esta tecnología al alcance de cualquier laboratorio de biología molecular.
Laboratorios en China y Estados Unidos han empezado a usarla ya, o lo harán en breve, en ensayos clínicos con humanos de tratamientos contra diversos tipos de cáncer. Si estas pruebas demuestran que es seguro editar el genoma en humanos, pronto se podrían empezar a ensayarse tratamientos basados en ‘Crispr/Cas 9’ contra muchas otras enfermedades.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios