Miércoles, 22.11.2017 - 23:24 h

Biofabri prueba en 219 adultos y bebés una nueva vacuna contra la tuberculosis

Para esta nueva fase contarán con 12 millones de financiación y el fin es determinar la dosis a utilizar en los pacientes

Biofabri prueba en 219 adultos y bebés una nueva vacuna contra la tuberculosis

La biofarmacéutica gallega Biofabri y la Universidad de Zaragoza arrancarán a finales de este año una nueva fase del desarrollo de la nueva vacuna española contra la tuberculosis, la 'MTBVAC', durante la que harán pruebas en 99 bebés y 120 adultos, y a partir de lo que se espera que entre los años 2023 y 2025 se pueda comercializar esta nueva vacuna en países endémicos con tuberculosis.

Este jueves se ha celebrado en el Círculo de Empresarios de Galicia, en Vigo, una rueda de prensa para informar de los avances de este proyecto, en la que han participado el consejero delegado de Biofabri, Esteban Rodríguez; el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral; el investigador Carlos Martín; y el investigador principal del proyecto, Jelle Thole.

Según han manifestado, a finales de este año se inicia la fase 2A de la vacuna, de seguridad e inmunogenicidad, consistente en determinar la dosis a utilizar para proteger sin causar efectos secundarios. Para llevarla a cabo, el consorcio público-privado ha logrado obtener unos 12 millones de euros de financiación, procedentes de un organismo público europeo y otro estadounidense.

Esta fase se prevé que concluya a mediados de 2020, tras lo que arrancará la fase 2B, en la que se testará la vacuna en un número de individuos "mucho mayor" y que "podría ser la fase final" antes del lanzamiento comercial de esta vacuna, que llegará a los países que la necesitan a "un coste razonable", tal y como han asegurado.

En relación con ello, han explicado que la fase 2B puede costar entre 55 y 65 millones de euros --25 millones para los niños y entre 30 y 40 para adultos-- y, si se hiciera una fase 3, su coste ascendería a más de 100 millones de euros.

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ha manifestado que están "tremendamente satisfechos" con esta colaboración, que, en su opinión, demuestra que "cuando las cosas se hacen bien, --se es capaz-- de innovar al más alto nivel". Además, ha puesto en valor la implicación de Biofabri por haber dado este "paso por la innovación".

UNA VACUNA MEJOR QUE LA ACTUAL

El jefe del Laboratorio de Genética de Micobacterias, Carlos Martín, ha explicado que la vacuna que existe actualmente contra la tuberculosis, la 'BCG', "es una de las que más se usan en el mundo", y, si bien protege a niños de las formas más graves de esta enfermedad, "no protege contra formas respiratorias".

Por ello, el objetivo de la nueva vacuna es proteger de infecciones respiratorias para ayudar a controlar la tuberculosis, que "es la enfermedad infecciosa que mayor número de muertes produce en el mundo, superando al VIH". Para ello, en lugar de partir de cepas aisladas de las vacas --de donde procede la vacuna actual, creada en 1921--, han partido de cepas aisladas de origen humano.

Otra novedad de este proyecto "enormemente complejo" es que, a diferencia de la 'BGC', que sólo se aplica en niños, se probará también en adultos, ya que diferentes parámetros "acreditan la posibilidad de inmunizar a adolescentes y adultos". El seguimiento --que se hace durante años-- lo realizan científicos, médicos y un comité ético, y hasta ahora "no ha habido problemas".

Al ser cuestionado sobre si esta vacuna permitiría erradicar la tuberculosis, Martín ha indicado que, aunque sí contribuiría a eliminarla, para erradicar esta enfermedad no solo son necesarias las vacunas. Así, ha dicho que para conseguir este objetivo son necesarios diagnósticos mejores y más rápidos, ofrecer tratamientos eficaces, y administrar las vacunas.

Ahora en portada

Comentarios