Sábado, 20.01.2018 - 18:14 h

Los bebés prematuros tienen 15 veces más probabilidades de enfermar de jóvenes

Un equipo de científicos del Hospital Universitario de Umea (Suecia) ha realizado una investigación analizando la salud de personas que habían nacido antes de tiempo.

Éstos se enfrentan a un mayor riesgo de problemas de salud crónicos, como anomalías en el desarrollo neurológico, asma y problemas de conducta, entre otros. 

Uno de cada 13 bebés que nacen en España es prematuro.

Una investigación del Hospital Universitario de Umea (Suecia) que acaba de publicar Pediatrics rebela que los bebés que nacen de forma muy prematura son hasta 15 veces más propensos a padecer problemas de salud crónicos durante la adolescencia, en comparación con aquellos menores que vienen al mundo a término.

El trabajo se ha centrado en estudiar a un grupo de personas que habían nacido entre la semana 23ª y 25ª de gestación, lo que la ciencia denomina 'grandes prematuros'. Usualmente, nada más nacer, éstos tienen más riesgo de sufrir problemas para respirar o digerir los alimentos. Posteriormente, más a largo plazo, también presentan a veces, problemas de visión, audición, habilidades cognitivas o problemas de conducta.

Te puede interesar: Los bebés prematuros de 22 semanas pueden sobrevivir con tratamiento, según un estudio

Según Aijaz Farooqi, autora de la investigación, "los niños que nacen extremadamente prematuros entre las 23 y 25 semanas de gestación se enfrentan a un mayor riesgo de problemas de salud crónicos, como anomalías en el desarrollo neurológico (en su mayoría leve o moderado), asma y problemas de conducta”.

Te puede interesar: Bebés prematuros pueden adquirir el citomegalovirus a través de la leche materna

El equipo de científicos liderado por ella ha incluido en el estudio a 134 niños de entre 10 y 15 años de edad, que habían nacido de forma muy prematura. Los científicos compararon su situación con la de otros 103 niños de la misma edad que habían nacido a término.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, los adolescentes del grupo de prematuros tenían hasta 15 veces más probabilidades de tener deficiencias físicas o mentales graves y cinco veces más probabilidades de precisar de atención médica o educativa adicionales.

En términos generales, el 64 por ciento de los prematuros del estudio tenían en su pubertad limitaciones funcionales, en comparación con el seis por ciento de los adolescentes nacidos a término, entre las que se incluían retrasos en el desarrollo mental o emocional, así como más problemas para jugar y sociabilizarse con otros niños, según informa el portal especializado Redacción Médica.

Una vez comparados los estados de salud de uno y otro grupo, se llegó a la conclusión de que el 60 por ciento de los adolescentes prematuros necesitaban ayuda para realizar actividades cotidianas como caminar, comer, vestirse o usar el baño, en comparación con sólo el 29 por ciento de los adolescentes nacidos a término.

Y alrededor del 64 por ciento de los adolescentes nacidos prematuros necesitaban someterse a un seguimiento médico de forma periódica, con cuidados especiales de enfermería, o necesitaban ayuda escolar adicional, frente al 25 por ciento del grupo control.Uno de cada 13 es prematuro en España

Uno de cada 13 bebés es prematuro en España, uno de los países con mayor tasa de nacimientos antes de tiempo, pues registra unos 28.000 alumbramientos precoces al año. Según la OMS, en 2015, por primera vez, las complicaciones resultantes del parto prematuro fueron la primera causa de muerte en niños.

A pesar de ello, según cifras de la Sociedad Española de Neonatología, ya sobrevive un 90% de los nacidos en la semana 29. Es tal el avance que cada vez se salva un mayor número de prematuros que nacen con un peso inferior a los 500 gramos, los llamados también 'bebés milagro'. Por otra parte, el número de niños nacidos antes de la semana 37 de gestación ha aumentado un 36% entre 1996 y 2013, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, inevitablemente quedan frágiles y con secuelas, en muchos de los casos. Sobre la calidad de vida que les espera en un futuro, un porcentaje considerable de grandes prematuros no escapa a las consecuencias de haber abandonado el vientre materno mucho antes de tiempo.

Un estudio liderado por el centro de investigación francés INSERM y publicado por la revista médica The Lancet indicaba que el 40% de los grandes prematuros presentan problemas cognitivos en diferentes grados a la edad de 5 años. Comparados con los bebés nacidos en su plazo, de los que sólo un 16% presenta alguna alteración cognitiva a los 5 años, un 42% de los nacidos entre las semanas 24 y 28 requieren a esta edad cuidados especiales. También los requiere un 31% de los nacidos entre las semanas 29 y 32.

Finalmente, los retrasos cognitivos menores afectan a una cuarta parte de los grandes prematuros. Son problemas que pueden pasar desapercibidos hasta que van a la escuela, y que afectan al aprendizaje, a la memoria a corto plazo y a aspectos sociales. Puede ser que al niño le cueste más aprender, concentrarse o atender. Son cada vez más los estudios que relacionan los trastornos de déficit de atención (TDA) y de hiperactividad (TDH) a la prematuridad.

Los grandes prematuros también pueden ser adultos con un corazón frágil, sobre todo aquellos que durante el embarazo han sufrido además insuficiencia placentaria. Según la Sociedad Española de Neonatología, un tercio de los casos de prematuridad se debe a una rotura prematura de membranas, un 20% a insuficiencia placentaria, un 10% a gestaciones múltiples y otro 5% a una combinación de causas. El otro tercio restante tiene su origen en causas idiopáticas.

Ahora en portada

Comentarios