• Un joven de 29 años con una discapacidad física del 84 por ciento, que le obliga a desplazarse en una cama articulada, ha pedido hoy en un juicio contra el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA) 30.000 euros por daños morales después de que se le prohibiera la entrada a un concierto.

Página 1 de 10