Bruselas aumentará el control sobre aplicaciones como WhatsApp o Skype

A partir del próximo mes la Comisión europea (CE) planea aumentar el control regulatorio sobre los servicios de telecomunicaciones en línea, como WhatsApp o Skype.

Financial Times asegura que serán la confidencialidad, la privacidad de datos y la seguridad los aspectos en los que se centran estos cambios.

Brasil podría elaborar un proyecto de ley para evitar los bloqueos de WhatsApp

Los servicios ofrecidos por las compañías de telecomunicaciones clásicas y los nuevos gigantes de Internet cada vez son más similares. Se le puede sacar el mismo partido a las prestaciones que ofrecen compañías como Telefónica o Vodafone que a las funciones de WhatsApp o Skype, ya que estas también permiten llamar o mandar mensajes.

Por eso, ante la difusa línea entre las nuevas y viejas empresas de telecomunicaciones, la Comisión Europea (CE) planea acabar con las desigualdades regulatorias. Para el próximo mes planea aumentar el control sobre los servicios de telecomunicaciones en línea, según Financial Times.

Afirma el diario inglés que existen documentos internos en los que se especifica que empresas como WhatsApp -propiedad de Facebook- o Skype -propiedad de Microsoft- deberán aceptar disposiciones de seguridad, privacidad de datos y confidencialidad más estrictas, similares a las que están sometidas las empresas de telecomunicaciones clásicas.

Las llamadas o mensajes enviados por este tipo de aplicaciones podrían pasar a regularse de una forma similar a la de los SMS. Algo similar a lo que pasaría con las llamadas, que serían tratadas del mismo modo que las llamadas de voz clásicas. Así, se quiere vigilar los métodos utilizados por estas empresas para obtener ingresos a partir de los datos de los clientes.Primer paso de una reforma más amplia

Aunque, según apunta Financial Times, este primer cambio es parte de una revisión normativa que forma parte de una reforma más amplia de la política de telecomunicaciones de la UE, cuyo principal objetivo es contribuir a aumentar el acceso a la banda ancha rápida en la región.

Esta reforma regulatoria podría entenderse como una victoria del lobby de las telecomunicaciones, que llevan años protestando de la laxa regulación a la que están sometidas este tipo de compañías. Sus quejas se basan en que ofrecen los mismos servicios, pero sin los costes derivados de instalar las redes.

Por su parte, Bruselas busca así aumentar su control sobre las empresas estadounidenses, como ya se está haciendo con Google. El gigante de Internet tiene varias acusaciones abiertas por prácticas como favorecer sus propios servicios de comparación de compras en los resultados generales de su buscador.

Ahora en Portada 

Comentarios