WhatsApp blinda a todos sus usuarios con el cifrado de extremo a extremo

La aplicación ha dado un salto en la protección de datos de sus clientes. La compañía no tendrá acceso a ningún contenido que se intercambie entre contactos.

Pese a ser la aplicación de mensajería más famosa y usada, se ganó la fama de ser una aplicación insegura tras publicarse una serie de fallos de seguridad deficientes.

WhatsApp blinda la privacidad de todos sus usuarios con el cifrado de extremo a extremo

En su continua evolución y cambios para mejorar la experiencia de usuario, WhatsApp da un paso más allá a favor de la seguridad en las miles de transacciones textuales y multimedia que se difunden a cada instante, protegiendo más si cabe la privacidad de sus clientes incorporando el cifrado extremo a extremo.

A partir de hoy, la totalidad de usuarios de la aplicación más famosa de mensajería y propiedad de Facebook en la actualidad estarán más blindados en cuanto a la seguridad de los envíos de textos y archivos a través de Whatsapp. La aplicación ha dado un paso en la protección de datos de sus usuarios: ni siquiera la compañía tendrá acceso a ningún mensaje, llamada o archivo multimedia que se intercambie entre personas o grupos en la aplicación.

Este nuevo cerco de seguridad será compatible con cualquier cliente de WhatsApp: desde las aplicaciones más avanzadas en Android y iOS hasta la versión para móviles Nokia con sistema S40, pasando por Windows Phone. Esta nueva forma de proteger a sus clientes supone todo un avance, pues no es habitual en los principales servicios de mensajería.

Hasta ahora, WhatsApp ofrecía solamente el cifrado en tránsito. Este nuevo sistema de encriptación, que impide el espionaje informático, llega unos días después de que se supiera que el Departamento de Justicia de Estados Unidos prepara un caso similar al de Apple contra WhatsApp, para tener acceso a los mensajes de un delincuente.WhatsApp adquirió fama de ‘poco segura’

Pese a ser la aplicación de mensajería más famosa y usada, con más de mil millones de usuarios, se ganó la fama de ser una aplicación insegura tras publicarse una serie de fallos de seguridad lamentables desde 2011, el sistema de cifrado con el que contaba hasta ahora no venía de serie desde su creación, sino que se adoptó tras estos escándalos. Aplicaciones como Telegram aprovecharon el filón de la inestabilidad de WhatsApp para popularizarse temporalmente bajo un sistema de seguridad más competente.

Para que el usuario adquiera este nuevo sistema de seguridad, tan sólo tiene que actualizar la última versión de la aplicación para estar blindado con el cifrado de extemo a extremo. El hasta ahora sistema de cifrado protege los datos mientras se envían, pero no en la aplicación a nivel local.

El sistema extremo a extremo utiliza una plataforma llamada “Text Secure”, que crea una llave privada única asociada al dispositivo que se cambia cada que se envía un nuevo mensaje, unas llaves que sólo se alojan en el dispositivo del usuario, por lo que impide que WhatsApp pueda atender una orden judicial que le solicite esas claves.

Aunque no es un sistema infalible al cien por cien, desde luego va a ser un quebradero de cabeza para muchos hackers y expertos en materia de espionaje informático.

Ahora en Portada 

Comentarios