El 'postureo' en redes sociales nos hace menos felices que prescindir de ellas, dice un estudio

Un instituto de investigación social revela que las personas que dejaron de usar Facebook mejoraban su salud emocional e incluso sus relaciones sociales.

Los investigadores constataron las diferencias entre lo que decimos de nosotros en redes y la realidad de cómo nos sentimos o cómo estamos.

Los usuarios de redes sociales suelen ofrecer de sí mismos una imagen que no se ajusta a la realidad de sus vidas.

Las personas que dejan de usar Facebook se sienten más felices, menos preocupadas y, aunque pueda parecer lo contrario, menos solas. Es más, su vida social mejora.

Es la principal conclusión de un estudio sobre el uso de las redes sociales publicado por Instituto de Investigación de la Felicidad (The Happiness Research Institute). Este think tank danés analiza los niveles de satisfacción, felicidad y calidad de vida en la sociedad.

Según los investigadores, basta una semana para que los internautas que dan el paso de cerrar sus canales sociales experimenten una mejora en su calidad de vida.

El instituto contó con la colaboración de 1.095 usuarios de redes sociales. El 94 por ciento de ellos utilizaba Facebook “como una rutina diaria”. El 86 por ciento también miraba su muro con mucha frecuencia para estar al tanto de las actualizaciones. Y el el 78% incluso reconocía navegar en Facebook durante al menos media hora al día.

Los voluntarios fueron divididos en dos grupos. Los integrantes del primero se comprometieron a no mirar sus redes sociales durante siete días. Los otros continuaron usándolas como habían venido haciendo hasta entonces.

Una vez transcurrida la semana, los usuarios fueron sometidos a distintas pruebas para medir sus niveles de alegría, enfado, tristeza o preocupación, entre otras emociones.Con redes sociales, más soledad que sin ellas

Los resultados arrojaron el sorprendente resultado de que las personas que habían prescindido de las redes sociales se sentían menos solas y menos tristes. La ausencia de la comunicación virtual tampoco significó que dejaran de interactuar con los demás. Al revés, intensificaron sus relaciones cara a cara, y al cabo de la semana les quedó la sensación de que habían perdido menos el tiempo.

Los investigadores explican estos resultados por la distancia que existe entre lo que decimos de nosotros mismos a través de la pantalla y la verdadera realidad. Un dato resulta sospechoso: el 61% de las personas solo publican cosas buenas de su vida ordinaria.

Los usuarios de redes sociales suelen cuidar en exceso la imagen personal. Para ello se sirven de las distintas herramientas informáticas que permiten seleccionar la fotografía más adecuada o incluso mejorarla digitalmente si no se adapta al propio gusto. Un 69% prefería publicar fotos solo de sus buenas experiencias.Realidad distorsionada

Los encargados del estudio concluyeron que el constante flujo de “vidas editadas” distorsiona nuestra percepción de la realidad.

Un 81% del grupo que usó Facebook durante toda la semana aseguró sentirse feliz al terminar. Pero esta cifra se incrementaba al 88% entre quienes habían ayunado de Facebook. El 54% de los primeros confesaba sentirse preocupado, cifra que bajaba al 41% entre los segundos.

A la hora de reconocer sentimientos de tristeza, los que usaron Facebook llegaban al 34%, y los otros apenas superaban el 22%.

Además, quienes evitaron las redes reconocieron disfrutar más de la vida (84% frente a un 75%9), sentirse menos solos (16% frente a un 25%) y estar menos deprimidos (22% frente a un 33%).

Sigue @martinalgarra//

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING