¿Cómo llega el frío siberiano desde la estepa hasta tu casa?

La ola de frío polar continental que entra hoy en la península puede ser de las peores desde 1950, según los meteorólogos. Su origen está en las masas de aire que se enfrían en Rusia y llegan hasta Europa arrastradas por la circulación de la atmósfera. Explicamos cómo funciona el mecanismo.

Una fuente permanece congelada en la principal estación de tren en Zúrich (EFE)

El viento helado que esta mañana te ha golpeado en la cara ha viajado alrededor de 4.000 kilómetros desde el extremo nororiental de Europa hasta tu casa. El fenómeno se conoce como "ola de frío siberiano" y genera temperaturas más extremas que las corrientes que vienen directamente del polo, ya que el aire se enfría mucho más en estos lugares que en alta mar.

Estas masas de aire, explica Ángel Rivera, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), permanecen estancadas durante ocho o diez días sobre las grandes estepas - no necesariamente siberianas - hasta alcanzar temperaturas extremadamente bajas. "Ese aire en principio no se mueve y cada vez se va enfriando más", asegura. "Las noches son muy largas, la tierra se enfría y ese aire va bajando de temperatura". Después, la circulación de la atmósfera en Europa desata el mecanismo por el cual ese aire frío se pone en marcha y penetra por una especie de pasillo dejando a los europeos literalmente "helados".

¿Cuál es este mecanismo? Para que esas masas de frío helado empiecen a moverse debe producirse una doble situación. Por un lado se produce un anticiclón que se extiende desde el Atlántico hacia la península escandinava y el norte de Rusia. Por el otro encontramos una borrasca sobre el Mediterráneo. "Como la borrasca el viento gira en el sentido contrario a las agujas del reloj y el anticiclón al revés", explica Rivera, "entre ambos se crea un pasillo de vientos de componente este-nordeste que es el que arrastra esas masas rusas y asiáticas tan frías hacia Europa". Es decir, el movimiento de anticiclón y borrasca, como las ruedas de un reloj, genera el corredor por el que penetra el frío de las lejanas estepas.

El recorrido de estos vientos helados es de varios miles de kilómetros, y llega a Europa con un espesor de entre 5 y 6 kilómetros de altura, con la particularidad de que la parte más fría es el primer kilómetro desde el suelo, el más pegado a la tierra y el que te congela la nariz. "A veces la ola es tan fuerte que viene como un verdadero oleaje", añade Rivera, "y no se detiene en la península ibérica, sino que la sobrepasa y se frena a la mitad del camino hacia Canarias".

Para los meteorólogos estos movimientos masivos de aire a través de la atmósfera no son una sorpresa. Las entradas de polvo sahariano que penetran en el Atlántico, recuerda Rivera, llegan a menudo al otro extremo del océano y alcanzan las Antillas. Estas masas de frío que se generan en las estepas rusas y se gestan durante días son, además, más frías que el aire que viene directamente de los polos. "La tierra se enfría mucho más que el mar", asevera el portavoz de AEMET, "el aire que reposa sobre las estepas se enfría mucho más que la que viene con mucho recorrido marítimo".Mucho más frío que otras veces

El anuncio de que ésta podría una de las peores olas de frío desde 1950 despierta el escepticismo, al parecer el anuncio que se hace cada invierno. Sin embargo, los meteorólogos no hacen saltar las alarmas porque sí, sino porque encuentran indicadores preocupantes. "Siempre que entran nordestes es un aire muy frío", explica Rivera, "pero la particularidad de esta ola es que el aire que viene es más frío que otras veces. "Como referencia usamos las temperaturas tomadas a 1.500 m de altitud, que son más estables, y en estas situaciones son normalmente de -4ºC . Para hacerse una idea lo que ha entrado esta noche lleva -8ºC y -10ºC en los Pirineos".

En resumen, esta masa de aire es "bastante más fría que en otras ocasiones", ya que esta situación se afecta a España una vez cada siete u ocho años. En lo que va del siglo XXI se conocen dos situaciones similares, en diciembre de 2001 y en enero de 2005, aunque "esta las podría igualar o incluso superar". Lo peor de la ola de frío, indican en AEMET, vendrá este viernes y tenderá a suavizarse el fin de semana, pero la semana que viene será todavía muy fría.

* Más información: La ola de frío polar puede ser de las peores desde 1950

Ahora en Portada 

Comentarios