Facebook y Google acabarán con las noticias falsas para evitar más 'Trumps'

Mark Zuckerberg negó hace escasos días que las noticias que circulan por la red, a pesar de ser falsas, ayudasen en la victoria de Trump.

Ahora los dos mayores gigantes tecnológicos quieren que en sus páginas se dejen de difundir noticias falsas y así provocar la desaparición de los creadores de este contenido.

Doald Trump, presidente electo de los Estados Unidos

El monopolio informativo que poseían los medios tradicionales ya no existe. Las elecciones norteamericanas han dado buena cuenta de ello. La animadversión que han exhibido los medios más importantes hacia el republicano -y el apoyo a Hillary Clinton-no ha evitado que Donald Trump llegase a la Casa Blanca.

La razón de ésta pérdida de credibilidad se ha buscado en la nueva forma de compartir la información. La llegada de Internet permitió democratizar la creación de contenidos y hoy cualquiera es capaz de producir contenido sobre una infinidad de temas, como pueden ser los candidatos estadounidenses. Por ende, se llegará a un buen volumen de lectores si se saben usar bien los dos gigantes de la red: Facebook y Google.

Ambas compañías han anunciado que van a evitar que las noticias premeditadamente falsas se extiendan por sus redes. Esta medida llega días después de que Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, asegurase que era falso que su compañía hubiese ayudado a Trump a hacerse con la presidencia.

"La idea de que las noticias falsas en Facebook, que son una ínfima cantidad del contenido, influyeran de alguna manera en la elección, creo que es una idea muy loca", aseguró Zuckerberg en un chat en una conferencia sobre tendencias en tecnología realizado en California.No dejarán usar sus sistemas publicitarios

Google ha confirmado que está trabajando para que las páginas que den noticias falsas no puedan utilizar el sistema publicitario AdSense. Si no pueden obtener ingresos de ese contenido, acabarían desapareciendo. "Restringiremos el servicio de anuncios en páginas que distorsionen, falseen o escondan información sobre el editor, el contenido del editor o el objetivo principal de los dueños de la web", confirmó la portavoz de Google, Andrea Faville.

Facebook seguirá el camino de Google y prohibirá usar Audience Network, por lo que el tráfico obtenido gracias a la red social no obtendrá ganancias. Las noticias falsas seguirán existiendo, pero no generarán ingresos. Por lo que puede que no sea "una idea muy loca" que Trump haya logrado unos cuantos votos gracias a las noticias sesgadas.

Según el Pew Research Center, cerca del 44% de los estadounidenses accede a las noticias a través de Facebook. Pero según Zuckerberg, "más del 99% de lo que los usuarios ve es verdadero. Sólo una muy pequeña cantidad son noticias falsas". 

Sobre la forma en la que esas páginas ganan dinero, hay que subrayar que en ocasiones un contenido falso logra posicionarse entre los primeros puestos del buscador, como artículos que difamen a Clinton. En caso de lograr un buen lugar en Google, será posteriormente compartido en Facebook por mucho internautas. Los contactos podrán posteriormente compartir de nuevo ese contenido falso, logrando más y más visitas. Las compañías poseen rigurosos filtros, tanto humanos como tecnológicos, para evitar que esto ocurra. Pero aun así se han propagado con facilidad. Trump reconoce que las redes sociales han sido las causantes de su victoria

Este contenido falso está orientado para reforzar la posición ideológica de los ya convencidos o manchar la imagen del adversario -disparates como: cualquiera que esté investigando a Clinton aparece muerto en extrañas circunstancias-. Algo difícil de lograr en el caso de Donald Trump, ya que los incendios los provocaba el mismo

En la entrevista concedida a la CBS, en la que dijo que deportaría a tres millones de inmigrantes, Trump también reconoció que el uso que había hecho de las redes sociales le sirvió para ganar las elecciones. Sus exabruptos llegaban a tal punto que sus asesores le quitaron el control de las mismas por miedo a que algún error pudiera apartarlo de la Casa Blanca. Por lo que Facebook y Twitter no solo se enfrentan a internautas anónimos que crean contenido, también a un presidente del Gobierno que utiliza su Twitter para difamar a sus rivales.

Ahora en Portada 

Comentarios