¿Pueden los genes marcar nuestra esperanza de vida, kilos, alergias...?

Nuestra personalidad, la esperanza de vida, la predisposición a padecer enfermedades y depresiones... todo ello está marcado por nuestros genes.

en ella influyen y mucho nuestro entorno familiar, económico y social. Pero sí pueden ser determinantes si nos dejamos llevar por ellos.

La forma de cuádruple hélice de ADN puede ayudar al desarrollo de terapias contra el cáncer

Cuánto influyen los genes en nuestra vida. Lo cierto es que mucho más de lo que estamos dispuestos a admitir. Nuestra personalidad, la esperanza de vida, la predisposición a padecer enfermedades y depresiones... todo ello está marcado por nuestros genes. No es que estos predeterminen nuestra vida, aunque ahora hay estudios que señalan que pueden marcar nuestro éxito en ella si los aprovechamos, porque en ella influyen y mucho nuestro entorno familiar, económico y social. Pero sí pueden ser determinantes si nos dejamos llevar por ellos. Es lo que opina el experto Antonio López Farré, doctor en Bioquímico y Biología Molecular, uno de los hombres más adelantes en el estudio de la genética.¿Influyen los genes en nuestra esperanza de vida?

La esperanza de vida es un parámetro se utiliza para conocer cuantos años vive una población específica, generalmente en un cierto periodo de tiempo.
Es importante señalar que a veces se confunde el término esperanza de vida con el término esperanza o expectativa máxima de vida.

La expectativa de vida máxima depende de la especie más que de la distribución geográfica. Según los expertos, la especie humana tiene una esperanza de vida máxima de alrededor de 120 años

España es probablemente el país europeo de mayor esperanza de vida. Según los expertos, respecto al resto del mundo, estamos entre los tres países con una esperanza de vida mayor, siendo en el mundo el país de mayor esperanza de vida Japón y muy particularmente en la isla de OkinawaLa esperanza de vida es un parámetro de calidad de vida

Comencemos por comentar la influencia genética sobre el grado de esperanza de vida.  Pero el problema es que no sabemos realmente que genes son los que están implicados en la regulación de nuestra mayor o menor longevidad. El gen matusalem existe

Ya se están haciendo experimentos de prolongación del tiempo de vida con una mosca, conocida vulgarmente como la mosca del vinagre, de nombre científico Drosophila melanoganster. En estos experimentos se ha observado que las moscas que tenían un gen, que se bautizó con el nombre de Matusalén, pueden vivir un 35% más que las moscas que carecen de este gen.

Parece que el gen Matusalén también existe en el ser humano ya que un grupo de científicos han visto que en la población de Islandia un grupo de personas que tenían el gen Matusalén vivían más que lo que no lo tenían. Los investigadores estudiaron  la herencia genética de 388 personas que habían cumplido los cien años, y encontraron en ellas el gen Matusalén.

A parte de la existencia del gen Matusalén y de muy probablemente la implicación de otros genes, el como vivimos es un factor muy determinante de nuestra capacidad de vida. De estos otros factores  sin duda ninguna la alimentación tiene un lugar destacado. La sanidad de un país también está relacionado de forma estrecha con la esperanza de vida de su población.El estrés quita vida

Hablando del estrés, este factor también tiene una influencia clara en la longevidad. Una persona sometida a situaciones de elevado estrés puede llegar a envejecer varios años antes ya que entre otros motivos, tendrá deprimido el sistema inmunológico lo que hará que su organismo esté además más fácilmente expuesto a las bacterias y virus.

Es evidente que la genética juega un papel importante en muchos procesos patológicos y evidentemente también en la patología de las enfermedades cardiovasculares.

Cada día se conocen más genes asociados a la aparición de patologías como la diabetes mellitus, la hipertensión, los síndromes coronarios, las arritmias ventriculares o la obesidad por citar algunos ejemplos de procesos patológicos relacionados con la enfermedad cardiovascular. Pero también empezamos a conocer mejor a través del conocimiento genético qué debemos comer o cual es nuestra esperanza de vida en relación a los hábitos de vida que cada uno de nosotros seguimos. Esto da la posibilidad una vez más de la predicción y de la corrección de estos hábitos lo que a su vez permitirá, no sabemos si en muchos casos prevenir del todo, pero seguro que sí retrasar la aparición de estas enfermedades.La epigenética, cómo influye el medio ambiente en los genes

La interacción de los hábitos de vida incluido lo que comemos, el estrés que sufrimos, los fármacos que tomamos y un largo etcétera (lo que podemos definir como medio ambiente) con los genes es lo que se conoce como epigenética. La epigenética es la ciencia que estudia como el medio ambiente influye a los genes. Aunque la palabra epigenética surgió de un investigador de origen inglés a nosotros nos gusta decir que quizás esta palabra tenga su origen en Aristóteles que si recuerdan llamó epigénesis al origen del ser humano. Aristóteles postulaba que el ser humano provenía de una masa amorfa común y el ambiente hacía que se originen los diferentes individuos.El 60% de la personalidad se ve influida por los genes

El profesor Nathan Gillespie, del Instituto de Investigaciones Médicas de Queensland de Australia señala que los genes influyen hasta en un 60% en nuestra personalidad. 

También influye el entorno compartido, es decir, todo aquello que absorbe de su convivencia familiar y que las personas tienen en común con sus hermanos. Otro es el entorno no compartido, derivado de las experiencias individuales, que es el aspecto que realmente 'nos hace diferentes'. El peso de los factores heredados en este aspecto alcanza hasta el 40%. Así que, sí, los genes influyen en nuestra vida mucho más de lo que creemos. Es la magia de la naturaleza humana.

¿Pueden los genes marcar nuestra esperanza de vida, kilos, alergias...?

Ahora en portada

Comentarios