Se estudian varias tácticas

Netflix y HBO se alían para que sus usuarios dejen de compartir contraseñas

El restablecimiento de la clave o las huellas digitales son algunas de las tácticas que están considerando los gigantes del 'streaming'. 

Netflix a la caza de programas de entretenimiento: el fallo que se encuentra en España
Netflix y HBO se alían para que sus usuarios dejen de compartir contraseñas

A principios de verano, Netflix y HBO iniciaron una especie de pugna por ver quien se hacía con los derechos de la mítica Friends. Casi al mismo tiempo llegaban Disney+ y Apple TV. Un mercado cada vez más competitivo que, de pronto, ha encontrado un camino en el que unirse: la batalla contra el uso compartido de contraseñas. 

La industria de las OTT está intensificando sus esfuerzos para frenar esta práctica, por lo que están buscando nuevas medidas para cerrar una vía por la que las compañías dejan de ganar miles de millones de dólares cada año. 

Según Bloomberg, los programadores y distribuidores de televisión por cable están considerando una serie de tácticas para excluir a personas que piden prestadas credenciales de amigos y familiares para acceder a sus contenidos sin pagarlos. 

Distintas tácticas

Algunos ejecutivos de televisión quieren crear reglas que regulen qué dispositivos se pueden usar para acceder a Netflix o HBO, entre otros, fuera del hogar. 

Si ninguna de las tácticas funciona, algún día los suscriptores de estas compañías podrían tener que iniciar sesión mediante huellas digitales. "Siento que estoy luchando contra contra un muro", confesó el director ejecutivo de Charter Communications, Tom Rutledge. "Es demasiado fácil obtener el producto sin pagarlo". 

Aunque tomar medidas más agresivas también plantea sus riesgos. Quizás esta sea la razón por la que ni Netflix o HBO hayan tratado de atajar el problema de forma más seria hasta ahora. Y es que es posible que las personas que utilizan estos servicios de forma gratuita sean más jóvenes y nunca acepten pagar una cuantía por suscribirse. Esto significa que las empresas podrían estar perjudicando a los clientes que sí pagan y que, según Bloomberg, podrían acabar frustrándose y dejando de pagar la aplicación. 

"Si le preguntas a cualquier grupo de jóvenes si alguna vez pagaron por Netflix o servicios de vídeo, la respuesta es inequívocamente negativa", expresó Mike McCormack, analista de Guggengheim Securities. 

Pérdida de ingresos 

Según Park Associates, la industria de la televisión de pago perderá 6.600 millones de dólares en ingresos por la 'piratería' de contraseñas. Para 2024, el número podría crecer hasta los 9.000 millones. 

Hace un par de años, algunos de los gigantes del 'streaming' formaron un grupo llamado Alliance for Creativity and Entertainment, que se dedicó básicamente a reducir la piratería en línea. El mes pasado, el grupo anunció que ha puesto el punto de mira en el uso compartido de contraseñas. 

Entre los participantes se encuentran: Netflix, Amazon, Walt Disney, Viacom, AT&T, HBO, Comcast y Charter. 

Los consumidores pueden acceder a la programación de contenidos a través de aplicaciones de distribuidores como Charter o programadores como Fox. Como resultado, ambos lados de la industria necesitan trabajar juntos para atajar el problema. En concreto, Charter que vende servicio de televisión por cable bajo la marca Spectrum, ha dicho que sus recientes acuerdos de distribución con Fox y Disney los ayudarán a abordar el uso compartido de contraseñas. Eso sí, sin especificar las medidas que tomarían.  

Sin saber por dónde empezar

Por lo pronto, los ejecutivos de la industria coinciden en que el uso compartido de las contraseñas es un serio problema, pero que aún no hay un consenso sobre dónde empezar a trazar la línea. Los programadores y distribuidores se culpan mutuamente en la cantidad de personas que se pueden transmitir simultáneamente desde una cuenta. Algunos permiten cinco transmisiones, otros tres... Apple TV+ que se lanzó recientemente deja hasta seis. 

Netflix permite solo una transmisión para su plan básico, pero cuatro para su suscripción más costosa. Hace tres años, el CEO Reed Hastings señaló que el intercambio de contraseñas era algo con lo que tendría que aprender a vivir. 

Ahora, ha reconsiderado su tolerancia respecto al altruismo de sus usuarios. Ya lo dijo el mes pasado, están analizando la situación seriamente para que el uso compartido de contraseñas tenga los días contados

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING