Un hito de la cooperación científica

Rusia y España sustituirán al  telescopio ultravioleta de EEUU después de 30 años 

El proyecto ha consolidado la prolífica relación científica entre ambas potencias y promete trabajar con mayor eficiencia que su antecesor

El telescopio 'Hubble' captura la imagen de una galaxia enana en la constelación de 'La Ballena'
Rusia y España sustituirán al telescopio ultravioleta de EEUU después de 30 años

La cooperación entre España y Rusia en materia de investigación científica ha permitido el desarrollo de un telescopio ultravioleta que sustituirá al estadounidense Hubble, que se ha mantenido activo durante más de treinta años. La eficiencia alcanzada por el nuevo telescopio promete superar las capacidades de sus antecesores y supone un hito del trabajo conjunto entre ambas potencias.

Ana Inés Gómez de Castro, investigadora principal del proyecto ha informado a Efe de que este será el único telescopio ultravioleta tras del Hubble: "Nos permitirá explorar los exoplanetas (planetas situados más allá del sistema solar), estudiar la atmósfera de las estrellas y los vientos intergalácticos, e investigar las moléculas precursoras de la vida en el espacio interestelar", ha asegurado.

El proyecto se ha desarrollado en el marco del Observatorio Espacial Mundial Ultravioleta (WSO-UV, según sus siglas en inglés) en el que participan los institutos de Astronomía, Ciencias del Espacio, Lébedev y Lávochkin por parte rusa, y la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el grupo de ingeniería y tecnología SENER, por parte española.

Una delegación española viajó a Moscú para cotejar apuntes con sus cooperantes rusos. En su visita, pudieron acceder a las instalaciones de Lávochkin situadas a las afueras de la capital rusa, para valorar el estado del proyecto, un hito en la cooperación científica entre Rusia y España. Según ha asegurado el director del Instituto de Astronomía, Mijaíl Sachkov la sustitución del Hubble ya es un hecho: "El 70 % ya está completado. Se puede decir que estamos en la recta final".

Gómez de Castro y el resto del especialistas españoles se llevaron una impresión "muy positiva" con los progresos realizados y el compromiso mostrado por una potencia espacial como Rusia, más aún cuando las crisis económicas en ambos países ha obstaculizado en gran medida el proyecto.

A pesar de la existencia de áreas restringidas, el Instituto Lávochkin abrió de par en par sus puertas tanto a la delegación española y como a Efe para mostrar, entre otras cosas, la cámara limpia de grandes impresiones creada ex profeso para el ensamblaje y alineamiento del telescopio, y la integración de la instrumentación, trabajos que deberían llevarse a cabo en 2021.

"España es un buen socio. Su participación nos permitirá el acceso a la tecnología europea. Además, también nos ayudará en el control terrestre", dijo a Efe Alexandr Moishéev, el veterano constructor jefe en Lávochkin.

Este científico ruso también ha pronosticado que el telescopio ruso-español será mucho más eficiente que el soviético Astron, que él diseñó y fue retirado en 1989, y también que el mismo Hubble.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios