¿Seguro que sabes dibujar un Tiranosaurio rex correctamente?

  • La mayoría de estudiantes dibujan mal al T. rex como consecuencia de la "inercia cultural"
  • La imagen del Tiranosaurio erguido permanece en la cultura popular a pesar de ser incorrecta.
Dos maneras de dibujar a un T. rex

En 1905 el ilustrador W. D. Matthew fue la primera persona en dibujar un Tiranosaurio. El famoso dibujo, dirigido por Henry Fairfield Osborn, el paleontólogo que bautizó a la criatura, muestra el esqueleto de un animal erguido y que arrastra su cola junto a la figura en escala de un hombre. Más de un siglo después, los paleontólogos han modificado considerablemente su visión del T. rex, pero la imagen del tiranosaurio erguido permanece en nuestras mentes.

Para comprobar qué imagen tiene la sociedad de este dinosaurio, un grupo de científicos de la Universidad de Cornell, encabezados por Robert Ross, han realizado una prueba con estudiantes de distintas edades. Para el experimento reclutaron a 111 estudiantes de universidad y 143 de bachillerato y les pidieron que dibujaran un Tiranosaurio tal y como ellos lo imaginaban. Posteriormente, los científicos midieron el ángulo de inclinación de su cola y su espina dorsal y descubrieron que la mayoría (73% en los universitarios y 63% en los preuniversitarios) seguía dibujando el dinosaurio en la postura erguida que describieron los primeros paleontólogos.

A partir de los años 70 los paleontólogos empezaron a comprender que la visión del Tiranosaurio como una criatura lenta y pesada era incorrecta. Por los detalles anatómicos, descubrieron que estos animales eran ágiles depredadores capaces de correr a gran velocidad detrás de sus presas. Hoy día, aunque discrepan en algunos detalles, la comunidad científica coincide en señalar que su forma desplazarse, y la inclinación de su columna vertebral, era más bien horizontal respecto y que la cola no estaba pegada al suelo sino que funcionaba como una especie de timón de estabilización.


El motivo por el que la vieja imagen del T. rex persiste en el imaginario colectivo hay que buscarla, según los científicos, en las representaciones populares infantiles. Aunque se ha hecho un esfuerzo de divulgación en películas como "Parque Jurásico", muchos de los juguetes que los niños manejan en sus primeros años de vida se siguen representando de la forma incorrecta, como el personaje Rex de "Toy Story", o el conocido dinosaurio Barney. "Nuestra conclusión", asegura Ross, "es que puede que los estudiantes sean influidos por esta imagen en sus primeros años. Y aunque después hayan visto "Parque Jurásico" su visión no cambia".

"Sugerimos", añade el estudio, "que es mucho más frecuente el contacto con dinosaurios en objetos cotidianos: en sus pijamas, en forma de barritas de pollo y muñecos de peluche, por ejemplo [...] Desde muy temprana edad aprenden a asociarse esas formas con la palabra dinosaurio. De este modo, puede que estas imágenes tengan mayor influencia en su percepción del aspecto de los dinosaurios que las reconstrucciones más correctas que ven después". En cualquier caso, apunta el estudio, enseñar a los estudiantes este error de concepto puede ayudar a entender cómo se estudia el pasado y qué tipo de pruebas nos ayudan a comprender cómo eran estos animales.

Referencia: The Posture of Tyrannosaurus rex: Why Do Student Views Lag Behind the Science? Journal of Geoscience Education. 2013 National Association of Geoscience Teachers. [DOI: 10.5408/11-259.1]

Ahora en Portada 

Comentarios