Viernes, 20.10.2017 - 06:03 h

Las cadenas de televisión salen a la calle con el objetivo de tener más visibilidad

Los talent shows y otro tipo de programas de entretenimiento suelen llevarse a platós en polígonos. Así es más barata y cómoda la producción del espectáculo televisivo.

Este año, además, también Telecinco y TVE han decidido sacar a la calle la selección de sus dos grandes apuestas para la nueva temporada: Gran Hermano y Operación triunfo.

Las cadenas de televisión salen a la calle para ganar visibilidad

El teatro Coliseum de la Gran Vía madrileña está iluminado con los carteles de Got Talent. No es un musical, no es un concierto, no es una obra de teatro. Se trata de un programa de televisión que sale del plató y, como en su versión original, salta a la calle para estar entre su audiencia objetiva. Un modus operandi que es habitual en la televisión anglosajona pero que, sin embargo, en España no se acostumbra.

Los talent shows y otro tipo de programas de entretenimiento suelen llevarse a platós en polígonos. Así es más barata y cómoda la producción del espectáculo televisivo. Sin embargo, se pierde la fuerza de hacer a los peatones partícipes de la televisión, generando más expectativa en el momento de la emisión. De hecho, en su versión original Got Talent gira por diferentes capitales para captar el talento desde distintos teatros. En la edición española, en cambio, el presupuesto más limitado propicia que se centralice la grabación en Madrid. Al menos, ahora desde un teatro reconocible en el corazón de la ciudad.

De esta forma, las cadenas ganas visibilidad. Este año, además, también Telecinco y TVE han decidido sacar a la calle los procesos de selección de sus dos grandes apuestas para la nueva temporada: Gran Hermano y Operación triunfo.

Tanto GH como OT han realizado sus castings en variopintos puntos de la geografía española, gestando colas interminables que implican a los habitantes de las diferentes ciudades del regreso del programa. Una acción que crea expectativa y, al mismo tiempo, invita a participar en el formato a gente que habitualmente no se presenta a las audiciones, especialmente en el caso de Gran Hermano. 

Así, a través del boca-oreja, las cadenas ganan una poderosa publicidad saliendo a la calle y, también, logran un contenido extra que luego se podrá utilizar como piezas de vídeo durante la emisión de dichos programas: las multitudinarias colas, los nervios de las esperas, la señoras que ven las audiciones desde la barrera, las relaciones efímeras de los aspirantes a concursantes durante las esperas, las anécdotas callejeras…

Una estrategia de sacar la televisión a la calle que no es nada nueva, pero que ahora multiplica su poder promocional a través de la capacidad de las redes sociales, ya que el peatón que pasa por la cola del casting o por el decorado de Got Talent instalado en la marquesina del teatro Coliseum de la Gran Vía puede sacar su móvil, lanzar una foto e incluso hacerse un selfie. Y luego verá el programa y dirá que "estuvo allí". Publicidad gratis en un nuevo tiempo en el que no ha cambiado la importancia clásica de hacer sentir a la gente partícipe de los nuevos proyectos televisivos de las cadenas.

Ahora en portada

Comentarios