Jueves, 23.11.2017 - 06:34 h

Carrero Blanco vuela con HazteOír, la sevicia de IU y el derecho de Txapote

Una sentencia parecida a la que ha recaído sobre Casandra podría haber condenado al presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián, o a los humoristas Tip y Coll.

Un mensaje no adquiere respetabilidad por el hecho de ser prohibido o porque su emisión haya acarreado una sanción social o jurídica.

IU Madrid publica en Twitter chistes sobre el atentado contra el "facha" Carrero Blanco en apoyo a la tuitera condenada

El atentado que reventó el coche donde viajaban carrero Blanco y su chófer está de actualidad por la sentencia que ha condenado a una tuitera a un año de prisión. La pena ha caído sobre una tal Casandra Vera, que en su perfil de twitter se define "radical feminista, chica transgénero, estudiante de Historia y voluntaria", por hacer chistes sobre la muerte del presidente asesinado por ETA. Pero, como han apuntado algunos que adversan la decisión, podría haber caído sobre el presidente de PRISA Juan Luis CebriánMi chiste preferido de Carrero Blanco es el que contó alguien que tiene inmunidad. pic.twitter.com/ttGOBcvdPy— gerardo tecé (@gerardotc) 29 de marzo de 2017

o sobre los ya fenecidos humoristas Tip y Coll.“Carrero Blanco: De todos mis ascensos, el último fue el más rápido”. Tip y Coll, 1984 #YosoyCassandra pic.twitter.com/zkNqs7oAKb— Яubén Sánchez (@RubenSanchezTW) 29 de marzo de 2017

Cualquier sentencia que condene la libertad de expresión por redes sociales es una invitación indirecta a intentar burlarla recurriendo el ingenio. A esto se han dedicado miles de tuiteros que han colocado el término ‘Carrero Blanco’ entre las principales tendencias del miércoles en twitter.El objetivo (Carrero) y la víctima colateral (el chófer)

Con esta polémica ha sucedido algo similar a lo que comenté en el caso del autobús de la asociación HazteOír o la misa cuya emisión por La 2 causa alipori a Pablo Iglesias. Las reacciones contrarias a uno y otro caso otorgaron a ambos una publicidad gratuita que sus promotores no hubieran imaginado ni en los mejores sueños. La libertad de expresión entraña estas paradojas. A veces no existe mejor catapulta para un mensaje que el intento de censura.

(Te interesa leer: Bosé, Carrero, Manjón y la pregunta del millón: ¿por qué no debo odiar a quien me parece malo?)

Pero conviene recordar que un mensaje no adquiere respetabilidad por el hecho de ser prohibido o porque su emisión haya acarreado una sanción social o jurídica. Adquiere quizás interés o curiosidad, pero no respetabilidad.

Esto es lo que parece no han entendido la mayoría de los tuiteros anónimos que han multiplicado las gracietas sobre aquel atentado, que fue criminal como todos los de ETA con independencia de su objetivo (Carrero) y su víctima colateral (el chófer). Y lo que es peor: tampoco parece haberlo entendido un partido supuestamente democrático como Izquierda Unida.Tuits llenos de sevicia

Esta coalición, hoy fagocitada por Podemos, no se le ha ocurrido mejor forma solidarizarse con Casandra que contribuyendo al coro de chistes más o menos crueles sobre el atentado.

Olvida Izquierda Unida en sus tuits llenos de sevicia que el tribunal encargado de este proceso no juzgó la calidad moral del sujeto ofendido, sino la legalidad de una determinada acción, en este caso plasmada en varios mensajes de twitter.En @iunida nos sabemos unos cuantos chistes sobre el fascista de Carrero, y los vamos a poner: https://t.co/pfczSio201 #YoSoyCassandra— Alberto Garzón (@agarzon) 29 de marzo de 2017

No opino ahora sobre si la sentencia fue justa o no, proporcionada o no, oportuna o no. Solo recuerdo que, en una democracia, los derechos pertenecen a todos los miembros de una comunidad política simplemente por el hecho de serlo. Incluso a los malos. Esto explica, por ejemplo, que Instituciones penitenciarias permita hoy que el asesino de Miguel Ángel Blanco, el canalla de Txapote, salga a despedirse de su padre que está punto de morir.

Estoy seguro de que no faltan quienes preferirían que este asesino recibiese la noticia de la muerte de su padre estando solo y en su celda, de la que saldrá ya anciano. Pero las leyes dictan lo contrario, por razones harto justificadas. Las normas que protegen mi vida son las mismas que las que amparan a criminales como Txapote y a las figuras políticas controvertidas.

(Te interesa leer: Lo que Pablo Iglesias debe aprender de Barbra Streissand, Gamaliel y la misa de la 2)

Comprendo que la masa, personificada en twitter, no entienda todo esto o incluso lo rechace, amparada en el anonimato.

Pero las formaciones políticas están obligadas a tenerlo siempre presente. No digamos ya quien ostenta su liderazgo, como es el caso de Alberto Garzón en Izquierda Unida. No es demócrata quien defiende los derechos solo de las personas que le simpatizan.

Sigue @martinalgarra//

Ahora en portada

Comentarios