Martes, 17.10.2017 - 02:31 h

“HazteOír ha hecho una jugada casi perfecta” ¿Acierta la transexual Carla Antonelli?

A efectos de sus intenciones últimas: ¿ha ganado o perdido Hazteoir con su polémico autobús sobre los niños transexuales?

Si finalmente los jueces condenan a HazteOír, ¿serán mayoría o minoría los que piensen que se están llevando de encuentro también la libertad de expresión?

PSOE urge a la Comunidad a ponerse "las pilas" para poner en práctica las leyes sobre Transexualidad y LGTBIfobia

Al margen de la opinión que le merezca a cada uno el mensaje sobre la transexualidad que ha puesto a circular HazteOír en un autobús, hay un aspecto poco analizado en los encendidos debates generados al respecto: ¿qué ha ganado y qué ha perdido HazteOir con su polémica iniciativa, que ha terminado con la inmovilización del autobús a petición de la Fiscalía?

La diputada socialista y transexual Carla Antonelli ha planteado esta tarde en La Sexta una tesis contundente: “HazteOír ha hecho una jugada política y estratégica casi perfecta”. Siendo ella una de las personas que se sienten más ofendidas por la campaña de marras, no cabe duda de que su valoración tiene un valor especial y merece profundizar sobre ella.

¿Qué puede presumir HazteOír de haber conseguido con su controvertido autobús?

1. Ganar notoriedad. Para ellos, ser conocidos por muchos es esencial para aumentar su círculo de simpatizantes, incluso a costa de generar rechazo en otros; porque estos últimos, al criticarles públicamente, se convierten en difusores involuntarios de su marca. Un publicista resumiría así esta estrategia: “Que hablen de mí todo lo posible, aunque sea mal”.

2. Granjearse el apoyo, la comprensión o al menos la solidaridad de aquellos simpatizantes que se alejaron de ellos en los últimos años a causa de las noticias de su supuesta vinculación con la secta El Yunque.

3. Identificar a sus críticos con censuradores. Abundan quienes no comparten el ideario de HazteOír pero deploran las medidas tomadas contra ellos. Lo consideran censura pura y dura y así lo están plasmando en infinidad de comentarios al pie de las noticias. Temen que la prohibición del autobús de HazteOír siente un precedente para censurar otras expresiones polémicas.

4. Mejorar sus líneas de financiación. HazteOír mantiene una activa comunicación con sus simpatizantes. Los tiene al corriente de sus éxitos y siempre les pide ayuda económica para poder continuar su lucha. Los últimos acontecimientos en torno al autobús le han dado una nueva oportunidad para captar más donaciones o aumentar la cuantía de las que ya tenían aseguradas.Más preocupados por la libertad de expresión

Hay algo importante que añadir al punto 3. Conviene echar un vistazo a los comentarios que ha generado la noticia en los medios noticiosos más leídos en internet: elmundo.es (ver aquí), elpais.com (ver aquí), 20minutos.es (ver aquí), abc.es (ver aquí) y lavanguardia.com (ver aquí). Mientras escribo estas líneas pasadas las diez de la noche, son muchos más los usuarios favorables a que el autobús pueda circular que los contrarios. 

Lo mismo ocurre si ordenamos los comentarios, en las webs mencionadas que lo permiten, del mejor valorado por los propios usuarios al menor: Son también más numerosos quienes votan positivo las opiniones favorables a respetar la libertad de expresión y las opiniones críticas con las organizaciones LGTB que piden prohibir el autobús. Recopilo solo algunos ejemplos tomado de El País y El Mundo, los de mayor audiencia:"Continua la dictadura del pensamiento único. Y digo yo, a quién no le guste el autobús que no vaya ¿no? ¿Donde queda la libertad de pensamiento?""Ahora los carnés de demócratas los otorgan los del arcoíris. El que no apoye sus propuestas es facha"."La izquierda española acomplejada y sin personalidad, hará lo que dicten las feministas"."Jajajaja, en España no hemos todos vuelto locos… Ahora resulta que no se puede decir y clamar que los niños tienen un pene y las niñas vulvas... Los niños et las niñas de España son extraterrestres... vienen de una galaxia desconocida...""Al final todo se resume en una cuestión ideológica llegando al absurdo donde un boicot es libertad de expresión o 'síntoma de salud democrática' y un cartel sin amenazas incitación al odio. Mucho totalitario que va de demócrata y de defensor de la libertad de expresión es lo que hay".

La mayor parte de las opiniones que he podido repasar esta noche del miércoles en estos y otros medios, en su mayoría con líneas editoriales proclives al colectivo LGTB, apuntan más o menos en la misma dirección.En manos de los jueces

Vuelvo a Carla Antonelli. Tras reconocer el indudable éxito de difusión que ha logrado la iniciativa de HazteOír, la diputada urgía a las autoridades a aplicar el artículo 510 del código penal, que dice lo siguiente:

"Serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad".

La cuestión a la que tendrán que enfrentarse los jueces es muy simple: ¿es un delito decir
Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen.Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo” o no es delito?

Si finalmente los jueces condenan a HazteOír, pensemos: ¿Serán mayoría o minoría los que piensen, aun no estando de acuerdo con la campaña, que se están llevando de encuentro también las libertades de expresión y opinión que nos amparan a todos?

Sigue @martinalgarra

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios